Proaza. Atractivo natural

0
213
Vista general de Proaza
Vista general de Proaza. /Foto: Ayto. de Proaza
[Total:0    Promedio:0/5]

La Senda del Oso es la cara más conocida de un concejo que tiene mucho por descubrir. Por ejemplo, un paisaje de cuento que concentra frondosos bosques, paredes de piedra y el casi omnipresente sonido del agua. A esto se suma un ambiente rural donde la tranquilidad es la norma, pero también triunfa la actividad deportiva gracias a sus numerosas sendas. Y, por supuesto, una gastronomía propia y con carácter que atrae a visitantes durante todo el año. Son sólo algunos de los rasgos con los que Proaza busca -y lo consigue- conquistar al visitante.
El río Trubia, a su paso por esta zona, ha creado una serie de valles estrechos y fértiles, a la sombra de las montañas que decoran el horizonte con su silueta. Históricamente Proaza fue lugar de entrada a la Asturias central desde la meseta, un enclave estratégico que era ya aprovechado por los primeros pobladores, que se remontan hacia el siglo V a. C. Siglos después, la construcción de nuevas rutas y modernas carreteras ha hecho que esta senda permanezca como camino tradicional, el Camín Real de La Mesa, usado principalmente por senderistas y visitantes que buscan disfrutar de un entorno en excelente estado de conservación.
Otro de los caminos más conocidos y transitados es la Senda del Oso, que atraviesa el concejo de norte a sur y en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Proaza. Se trata del antiguo trazado de un ferrocarril minero, recuperado en los años 90 como ruta cicloturista con gran éxito. El secreto está en la facilidad del recorrido, sin apenas desnivel, y en la espectacularidad de sus paisajes, con lugares como el Desfiladero de Peñas Juntas, una gruta natural horadada por el río. Además, Proaza acoge la sede de la Fundación Oso de Asturias, que gestiona el cercado cercano y tiene un centro de recepción de visitantes abierto al público.

La Senda del Oso y el Camín Real de La Mesa son las más conocidas, pero no las únicas rutas disponibles en el concejo. En la web municipal se obtiene información de las diferentes posibilidades para recorrer el entorno.

No son éstas dos las únicas rutas disponibles en el concejo. En la web municipal se obtiene información de las posibilidades, como la ruta Picarós-Canal Seca, con salida y llegada en Proaza capital. También la que une las localidades de Villamejín y Serandi, o la subida al Alto de La Forcada, una cima muy asequible que recompensa el esfuerzo con preciosas vistas de los valles de Proaza, Santo Adriano y Teverga, las cumbres del Aramo y Peña Tene e incluso el Macizo de Las Ubiñas. Los diferentes recorridos propuestos ofrecen una excelente posibilidad de conocer las poblaciones que forman el concejo de Proaza, llenas de pueblos con encanto: nombres como Caranga, Linares, Proacina, Proaza capital, Samartín, Sograndio, Trespena y, por supuesto, Banduxu, una pequeña población de origen medieval que ha conservado casi intacta su estructura.

Patrimonio en piedra

A pesar de ser un concejo de pequeñas dimensiones, Proaza posee un interesante patrimonio histórico-artístico. La lista de construcciones de interés está formada principalmente por edificios de la Edad Media y del siglo XVIII. El propio núcleo de Banduxu, en el que destaca una pequeña iglesia románica, está declarado como Bien de Interés Cultural. En él domina la vista una torre medieval cilíndrica, con escudo de armas, en excelente estado de conservación.
También en Proaza capital llama la atención la torre medieval situada a la entrada del pueblo: una construcción de carácter militar, en su día unida a una fortaleza de la que aún se encuentran restos. Frente a la torre está el Palacio de González Tuñón o Palacio de Campo, con una elegante fachada con escudo de armas. Y, sin salir de la villa, se puede visitar la central hidroeléctrica, un diseño vanguardista firmado en los años sesenta por Joaquín Vaquero Palacios.


 Feria ganadera de San Blas en Proaza
Feria ganadera de San Blas. /Foto: Ayto. de Proaza
Un concejo ganadero
Aunque el turismo va ganando peso en la economía proacense, la ganadería sigue siendo la actividad principal en el concejo, gracias a una importante cabaña bovina, destinada totalmente a carne.
Aquí la ganadería es tradicional y sigue los ritmos de la naturaleza. En cuanto el tiempo lo permite, es muy fácil conseguir la típica estampa de una vaca pastando relajadamente en alguno de los valles y colladas de la zona. Esa tranquilidad se rompe de forma evidente para la Feria de San Blas, en torno al 2 de febrero, la primera del año en la Cornisa Cantábrica para el sector. Proaza se convierte así en la capital ganadera de Asturias, y los precios que aquí se manejan suelen marcar la tendencia del año. Y eso que acuden ganaderos de otras comunidades -principalmente Galicia y Cantabria- e incluso desde Francia. La cabaña es principalmente bovina, pero también se pueden ver, en menor medida, ovejas, cabras y caballos.
Ese día el pueblo se pone hasta arriba de camiones, coches y gente, que acude a una feria ganadera «como las de antes», donde los tratantes aprovechan para hacer sus transacciones, sin olvidar el tradicional regateo. Además del llenazo de hoteles y restaurantes, muy bienvenido en temporada baja, la feria se complementa con un mercado de artesanía y alimentación que contribuye a dar aún más ambiente.
San Blas es una prueba evidente de que la actividad ganadera tiene mucho que aportar. Aunque el sector pasa por un momento difícil, los ganaderos consiguen sacar adelante una labor no siempre bien reconocida, pero fundamental para conservar el paisaje, la cultura y la economía asturiana.

Ayuntamiento de Proaza. Plaza La Abadía s/n. 33114 Proaza. Tel: 985 761 001. www.proaza.es

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí