El verano, verano

0
244
Playa de Santa Marina. Ribadesella
Playa de Santa Marina. /Foto: Miguel Muñiz
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Ribadesella invita a disfrutar de la playa. Aquí aún se practica un veraneo de los de antes, ya que hay cantidad de segundas residencias que se ocupan durante los meses de buen tiempo. Quien no tenga tanta suerte, siempre puede organizar una escapada si las obligaciones lo permiten. El tiempo, por poco que sea, aquí rinde al máximo.
No es ningún secreto que Ribadesella es uno de los enclaves asturianos más valorados por el turismo nacional y extranjero. Ser destino patrio viene de lejos: por algo es ésta una de las cunas del veraneo astur, lugar de retirada de la nobleza a final del siglo XIX que dejó el paseo de Santa Marina lleno de chalets modernistas y edificios con encanto. En cuanto a la trascendencia internacional, es un goteo lento pero creciente. No hay temporada en la que no aparezca alguna recomendación en medios extranjeros diciendo lo que para los riosellanos es evidente: que este sitio no hay que perdérselo. La última en el periódico inglés The Telegraph, en un reportaje sobre destinos a descubrir en el litoral europeo.
Otra mención que empieza a ser habitual es la deportiva. El portal eltiempo.es recomienda, entre otros arenales asturianos, las playas de Santa Marina y Vega para practicar el surf. En una o en la otra hay olas adecuadas prácticamente todos los días del año, por lo que es la opción de muchos aficionados. La de Santa Marina, además de ser playa urbana y por lo tanto accesible y con todos los servicios, cuenta con la Q de Calidad y es además dogfriendly, es decir, que se puede ir con mascotas educadas. En Semana Santa el arenal se transforma en una pista de carreras de caballos, toda una exhibición para miles de espectadores.

No hay temporada en la que no aparezca alguna recomendación en medios extranjeros diciendo lo que para los riosellanos es evidente: que este sitio no hay que perdérselo.

La otra playa urbana de Ribadesella es la Atalaya, una cala muy frecuentada por los riosellanos que buscan un baño menos multitudinario, sobre todo en temporada alta. Dicen sus usuarios que el bronceado que se consigue en la Atalaya es dorado, mucho más intenso del que se obtiene en cualquier otro arenal del entorno. Leyenda o no, es habitual ver a la gente tomando el sol en cualquier descanso, aprovechando que no hace falta desplazarse desde la villa.
La playa de Vega, en cambio, sí precisa un pequeño viaje. Pero vale la pena para llegar a este espacio amplio, sin edificios cercanos, que alberga además un sistema de dunas y una interesante muestra de fósiles jurásicos en la zona de acantilado, al este de la playa. El conjunto está declarado Monumento Natural de Asturias y permite disfrutar de un entorno natural único; también es singular la playa de Cuerres o Llames, en la desembocadura del río Guadamía, cuyo arenal prácticamente desaparece en marea alta. Está rodeada de acantilados que, cuando hay temporal en el Cantábrico, «bufan» por las chimeneas que el agua ha erosionado en la roca caliza.
Más allá de las «prestosas» playas de arena del concejo, es interesante dedicar un día a recorrer sus acantilados. Ribadesella se engloba dentro de la Costa de los Dinosaurios, ya que aquí se han encontrado interesantes restos del Jurásico. La zona de Tereñes es una auténtica mina, donde las icnitas o huellas pueden encontrarse a simple vista. Lo mismo ocurre en la playa de Vega, los acantilados cerca de Arra, o bajo la ermita de la Guía. Especialmente fáciles de encontrar son los de la playa de Santa Marina, después del Mirador del Pozu. De todos modos, los más despistados pueden apuntarse a alguna de las visitas guiadas a los acantilados más cercanos a la villa; así se aseguran de no perderse nada.

Más, de todo
El deporte en Ribadesella va mucho mas allá del piragüismo y el surf. La cultura también abarca muchos ámbitos: música, teatro, gastronomía, artesanía… Por eso, la agenda del verano riosellano busca cubrir una demanda para todos los gustos.

Este mes de julio empieza con una Concentración de Vespas, el primer fin de semana, y la inaguración de los Campamentos de Verano y el Campus Deportivo Infantil, que se prolongarán a lo largo de las próximas semanas. El siguiente fin de semana, del 8 al 9, se celebran tres citas deportivas de interés: el Torneo 24 horas de Fútbol Sala, el Campeonato de Asturias de Voley Playa y la Marcha Cicloturística Clásica del Sella.
El 16 y el 17 sigue el deporte, con el III Open Nacional de Voley Playa Villa de Ribadesella, y también habrá tiempo de relajarse y pasear entre los puestos del Mercado Barroco que se instalará por las las calles de la villa.
Pasado este mercado, toma el relevo la II Feria del Azabache, abriendo un fin de semana intenso, que incluye una Feria de Quesos Artesanos, el Festival de Habaneras y el XXI Festival de Jazz. El domingo además se celebra el IX Descenso a nado y la XIX Travesía a Nado de la Ría de Ribadesella.
Por último, a lo largo de la última semana del mes habrá teatro en la calle, Feria de Artesanía y un Festival Folk para animar la noche del viernes 29. Y en agosto, mucha más programación deportiva y cultural, con citas como los ya clásicos Conciertos en la Cuevona, el 19, 20 y 21.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí