Siero. Irradiando cultura

0
34
Auditorio en el Complejo Cultural, en Pola de Siero.
Auditorio en el Complejo Cultural, en Pola de Siero. / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

El Complejo Cultural de Siero tiene tres puntos vitales: el auditorio, la nueva casa de cultura y la escuela de música. Gracias a estas infraestructuras, el concejo sigue siendo un referente básico en la cultura de la Asturias central.


El cuarto concejo de Asturias en población destaca desde hace muchos años por su dinamismo y por una oferta cultural alimentada por un ingente número de colectivos dedicados a actividades artísticas y culturales: música, folklore, teatro… Como depositaria de esta tradición, en la capital de Siero se gestó durante años un ambicioso proyecto cultural, transformador de la fisionomía de La Pola. A pesar de las restricciones propias de estos tiempos, la apuesta por dotar de significado a este equipamiento está permitiendo que progrese en su función de promoción y difusión de la cultura.
Ramón Quirós, director de la Fundación Municipal de la Cultura, organismo que rige el centro, valora positivamente la trayectoria – todavía corta-, del nuevo equipamiento: «Dentro del contexto de crisis que vive España y Europa, y aunque hay recortes presupuestarios, estamos acometiendo el desarrollo del Centro con mucho éxito. Ha sido un gran reto, pero el esfuerzo económico está dando sus frutos y es un equipamiento para el futuro. Existe una programación habitual todos los meses con espectáculos de música, teatro, etc. Y así como al principio había opiniones escépticas en cuanto al funcionamiento del auditorio, creo que después de casi dos años se ha entrado en una dinámica in crescendo de afluencia de público, que realmente agradece la variedad y la diversidad de la oferta cultural».

Tres en uno

El Centro está compuesto por tres edificios. El auditorio, el primero en inaugurarse, fue desde el principio la estrella del proyecto. El equipamiento cuenta con una sala principal con capacidad para 640 butacas y una caja escénica de las mismas dimensiones que la platea: 25 x 25 metros, además de una segunda sala para espectáculos de pequeño formato.
El segundo de los edificios es la nueva casa de cultura, que dispone de más de dos mil metros cuadrados divididos en tres plantas. Atrás han quedado las antiguas instalaciones, de tamaño insuficiente para el volumen de actividades y servicios demandados. Ahora, la biblioteca Fausto Vigil, cabecera de la red de lectura del concejo, disfruta de modernas y luminosas instalaciones tanto en su sección de adultos como infantil. También ha ganado con el cambio la sala de estudio para jóvenes, o la sala de exposiciones, que con sus casi
300 m2 posibilita albergar muestras de calidad y muy diversas. «En el mes de julio -recuerda Quirós- tuvimos una dedicada al ingeniero y arquitecto, ya fallecido, Sánchez del Río. Y en octubre fue el espacio ideal para el certamen de pintura Casimiro Baragaña, con 200 obras de artistas de toda España».
En las instalaciones de la casa de cultura también se encuentran otros servicios como el Centro de Dinamización Tecnológica Local (CDTL, antiguo Telecentro), las oficinas del animador sociocultural, dirección, administración, así como aulas para desarrollar los cursos de la Fundación Municipal de Cultura.
La Escuela de Música, como tercer miembro del complejo, disfruta también de nuevas instalaciones: ocho cabinas de estudio, cuatro aulas para lenguaje musical, dos aulas para música de cámara y piano, salas de juntas, así como una sala de danza y teatro equipada con espejos. Y además aulas de ensayo para dos asociaciones con solera en el mundo de la música: la Asociación Siero Musical y la Banda de Música de Siero.

El Complejo Cultural ha transformado la fisionomía de Pola de Siero, que empieza a ver cómo su centro de gravedad se reorienta hacia el Este.

El equipamiento de la Escuela presume de ser muy funcional, lo apropiado para un concejo que tiene una riquísima trayectoria musical. En opinión del director de la Fundación, gran parte del mérito se debe a dos personajes fundamentales en la historia musical de Siero: Angel Embil y Rafael Moro. «Embil ha propiciado el desarrollo de los grupos dirigiendo durante muchos años y de manera desinteresada los coros, impartiendo formación, y eso ha generado un gran amor por la música. Y luego está el gran compositor Rafael Moro, reconocido en toda Asturias».
Gracias a ellos, Siero disfruta de unos importantes activos musicales personificados en las numerosas agrupaciones y asociaciones que desarrollan su actividad en el concejo. Una muestra del trabajo de algunas de ellas es el Festival Internacional de Folclore de Siero, que con el apoyo de la Fundación Municipal, continúa siendo un referente en el panorama nacional de muestras de patrimonio tradicional.

Cultura para todos

La necesidad de atender a todo el concejo, organizado en varios núcleos de población, ha propiciado la creación de otros centros culturales en diferentes localidades del municipio y la gestión de programas destinados al ámbito rural. «Desde la Fundación se gestiona un programa formativo que se desarrolla en quince núcleos diferentes» -explica Quirós-. El Berrón y Lugones cuentan con casa de cultura, Lieres y Santiago de las Arenas disfrutan de un centro polivalente y La Fresneda de un moderno centro cultural.
Muchos de ellos despliegan una gran actividad, como la Casa de Cultura de Lugones, que acoge cada año una de las muestras de teatro más veteranas de Asturias, y que el pasado mes de agosto cumplió su XXVI edición. Se pone así de manifiesto la gran afición de los sierenses a las artes escénicas, que también han dado su apoyo durante veinte años a otro gran evento: la Semana de Teatro de Pola de Siero, un clásico obligado en el panorama escénico regional.Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí