Vegadeo. Entre dos aguas

0
65
Ruta del Mazo de Meredo
Ruta del Mazo de Meredo. /Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Última parada antes de llegar a Galicia, Vegadeo hace honor a su nombre: el río Eo ha creado una vega fértil de características únicas. A éste se suman los ríos Suarón y Monjardín, que atraviesan sus tierras aportando un extra de agua y verde.

La ría del Eo es su accidente geográfico más importante y configura su calidad de concejo fronterizo, a medio camino entre la tierra y el mar.
Por todas partes, agua. En el runrún de los cauces de los ríos, en el verde de los prados donde abunda el ganado, en la producción de las huertas de frutos generosos. Naturaleza y cultura se dan la mano en la presencia del agua, puesto que la actividad humana ha estado siempre ligada a ella. Buen ejemplo de ello son las muchas fuentes y lavaderos que hay por todo el concejo, gran parte de ellos restaurados. Y hay que destacar el mazo de Meredo, una forja de hierro aún en funcionamiento, que transforma el agua en energía gracias a un ingenioso mecanismo. El viaje hasta Meredo no sólo permite visitar uno de los conjuntos etnográficos más importantes de la comarca, compuesto por el propio mazo, un molino harinero y una piedra de afilar, sino recorrer una preciosa y sencilla ruta de senderismo, a sólo quince quilómetros de la villa de Vegadeo, con rincones tan impresionantes como la cascada de la presa del Suarón, utilizada para desviar las aguas hacia la forja.
El agua sigue presente en otras rutas de interés. En la capital del concejo, también llamada por los lugareños como A Veiga, se encuentra la Senda de los doce puentes. Un pequeño museo de escultura contemporánea al aire libre en un paseo peatonal. Junto a cada puente o pasarela se encuentra la obra de un artista asturiano creada especialmente para este entorno. Para una mejor comprensión del espacio expositivo y las piezas visibles, se han habilitado varios paneles informativos a lo largo del camino.
Ya fuera de A Veiga, otras rutas de senderismo permiten conocer distintos rincones de un concejo que ha sabido mantener la conservación de su patrimonio natural. Los paisajes son impresionantes, y para comprobarlo no hay más que tomar un mapa y lanzarse a recorrer la Senda Verde de As Minas, que se permite variaciones según se busque mayor o menor dificultad; la Senda de la Ría del Eo, con preciosas vistas al estuario; la Ruta del Estraperlo, muy utilizada en su tiempo por contrabandistas; o la Ruta de los Palacios, para conocer el amplio patrimonio civil de sus pueblos.
Pero tampoco hace falta seguir un itinerario establecido para disfrutar de las posibilidades de la zona. Basta con dar un paseo para descubrir la riqueza forestal del concejo ya que, aunque el pino y el eucalipto han llegado aquí en diferentes repoblaciones, se han mantenido en gran medida bosques de especies autóctonas: robles, castaños, fresnos, abedules, avellanos… Sin separarnos del omnipresente curso de un río, los bosques de ribera crean paisajes de cuento, con pequeños senderos rodeados de vegetación.
Cada localidad, además, tiene una historia que contar. Piantón fue cabeza del concejo antes de que Vegadeo tomase la capitalidad. En Paramios se encuentra un crucifijo de piedra similar a los «cruceiros» gallegos, como lugar de protección contra los malos espíritus. Abres era históricamente lugar de paso de peregrinos y viajeros. Folgueiras, Cereigido, Miou, Besedo… pueblos y aldeas de pequeño tamaño y gran encanto, distribuidas en seis parroquias. Cuna de un turismo rural tradicional y pionero en el país, ya que Vegadeo ejerce también de puerta de entrada a la comarca de los Oscos, conocida por ser uno de los primeros lugares donde se puso en valor lo rural como recurso turístico.
Para completar el cuadro, la gastronomía se beneficia de las excelencias de huerta, montaña, río y mar. Pescados y mariscos, carne de caza, caldos y potes… la mesa veigueña da para todo un muestrario de recetas típicas, que combinan los ingredientes autóctonos con lo mejor de la cocina asturiana y gallega. Además, los pastos de montaña proveen de leche fresca, muy utilizada en la elaboración de deliciosos postres. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí