El deporte y la mujer en la actualidad: Carmen S. Corujo

Carmen S. Corujo en la Subida al Angliru
Carmen S. Corujo en la Subida al Angliru / Fotos cedidas por Alejandro de Ancos
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Para dejar muy claro nuestro pensar y manifestar: la mujer lleva siglos ninguneada por una sociedad patriarcal y machista. Es después de la II Guerra Mundial cuando dan comienzo los avances en Europa y, por extensión, en todo lo que es Occidente, como por ósmosis que poco a poco se expande entre naciones y entre culturas para, definitivamente, salir a flote en el último cuarto de siglo XX, hace cuatro días, y en el deporte lo mismo que en cualquier otro ámbito de la cotidianeidad. Claro que hay mujeres famosas a lo largo de la Historia: Aspasia o Santa Teresa, Mme. Curie o Isabel la Católica, Agripina, la Reina de Saba (*) ¿cómo se llamaba? aunque para más inri, a veces, su fama trasciende negativamente como Pandora, Eva o Lucrecia Borgia.

Aún permanece en nuestra memoria la fotografía de la agresión a la atleta estadounidense Kathrine Switzer mientras corría el maratón de Boston; estaba prohibido, era territorio de “machos” por su dureza, como antes había sido territorio de hombres (monjes) la cultura y el cultivo de la inteligencia.

Fotografía de la agresión a la atleta estadounidense Kathrine Switzer mientras corría el maratón de Boston
Fotografía de la agresión a la atleta estadounidense Kathrine Switzer mientras corría el maratón de Boston

En Asturias tenemos nuestras pioneras deportivas particulares; mujeres que lucharon por sacar adelante una familia mientras estudiaban, trabajaban o practicaban el deporte que más les gustaba, un poco más allá de la obligatoriedad del instituto -hasta el sexto de bachiller- esa edad fatal (aun hoy en día) de los 16 a 18 años, cuando la mayoría de las chicas abandonaban y a otra cosa.

Carmen Corujo, la nuestra, practicaba “la montaña” ya en los años ochenta: escalada, esquí, senderismo; hasta que un buen día otro personaje histórico del atletismo: “Quilino” Castaño, le dice que necesitan una chica para formar equipo y presentarse al campeonato de Asturias de Atletismo. Se pone los clavos y hasta la actualidad, aunque ya prefiere volver a sus orígenes y se nos ha pasado al “trail” donde, como decimos por aquí, las está “dando todas”. En el “atletismo ortodoxo” ha sido campeona de Asturias en todas las categorías, desde el mil quinientos al maratón y si le hubiera dado por hacer algún lanzamiento, seguro que destaca porque clase (genética) tiene, conoce todas las carreras populares y ha participado en todas.

Competidora nata, en su segunda juventud, sigue entrenando con el mismo ahínco -y con suerte porque las lesiones la están respetando bastante- como cuando empezó en las pistas de atletismo allá por el año 86.

Es la “madrina” de la carrera más dura de España, la Subida al Angliru, donde ha participado en muchas ocasiones y tiene el honor de haber ganado en el 2005, segunda en la primera edición, fue la mujer que, con Bea F. Francos, lograron equiparar los premios masculinos y femeninos en la Subida, en una época que en las carreras populares y en el mejor de los casos no tenían premio en metálico; tercera en 2006 y cuarta en 2007, séptima en 2008, cuarta en la descafeinada Subida del 2009, décima en 2010, octava en el once y así hasta ser nombrada MADRINA de la carrera, tanto por su bondad atlética y personal como por su persistencia.

Carmen Corujo ganó en 2005 la Subida al Angliru
Carmen Corujo ganó en 2005 la Subida al Angliru

Competidora nata, en su segunda juventud, sigue entrenando con el mismo ahínco -y con suerte porque las lesiones la están respetando bastante- como cuando empezó en las pistas de atletismo allá por el año 86. Su marido la acompaña en bicicleta por estos montes Cantábricos y su hijo, Pablo, del que dice poseer buenas condiciones para la distancia larga y al que anima para que se atreva con un Maratón en Ruta porque, nos dice, puede hacer una buena marca o al menos probarlo.

Hablar con ella, tras un café, siempre es grato y extiende sobre la mesa todos sus conocimientos, historia viva del atletismo gijonés, asturiano y español, de cómo y de cuándo empezó y de sus logros en competiciones nacionales o internacionales, de sus amistades, de entrenamientos y viajes, de circuitos y carreras, de corredores asturianos y españoles y siempre, siempre, con cariño, ni un atisbo de crítica ni maledicencia. Sin duda una de las mujeres que abrieron camino, un referente y un ejemplo a seguir.

(*)Unos dicen que Makeda y otros que Bilkis. La Biblia, referente, no la llama.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí