Isasaweis. Pasión vital por la comunicación

0
610
Isasaweis, bloguera
Foto: Isasaweis
[Total: 4   Promedio: 5/5]

Fue de las primeras en convertir las redes sociales en su trabajo. Ahora nos hemos familiarizado con términos como influencers, bloggers o instagramers y hasta los niños y niñas, cuando les preguntas qué quieren ser de mayores ya no responden que médicos, bomberos o astronautas. Quieren hacerse youtubers y tener muchos seguidores. Actualmente gestiona su blog y sus redes sociales, sube vídeos con trucos de belleza, reflexiones, recetas, escribe libros… Es un torbellino de energía.

Cuando Isabel Llano comenzó a subir vídeos a Internet con el nombre de Isasaweis, todavía no había llegado la revolución online a nuestras vidas. Ella fue la que puso las primeras señales en el camino y la que marcó el norte que después siguieron todos los que ahora acaban de llegar. Está en su casa, confinada como medio mundo, pero a lo largo de toda la conversación creo intuir que no ha abandonado la sonrisa ni un solo momento. Su espíritu vital lo inunda todo y hace que sientas que no hay nada que no puedas encontrar si diriges los ojos hacia adentro. Dice que la vida es un 10% lo que te pasa y un 90% cómo te lo tomas…

-¿A qué nos ha obligado esta crisis?
-Yo creo que a reinventarnos, cosa que me parece fantástica. Pienso que de las crisis se sacan oportunidades, nos afectan a muchos niveles y al principio son un shock, pero te obligan a sacar de dentro otras cosas y a darte cuenta de que todo es mucho más efímero y menos importante de lo que creemos. También sacan cosas buenas de mucha gente, valoras la importancia del contacto; en el tema laboral se ha aprendido que se puede trabajar desde casa, que tienes otras ventajas, que hay otras formas. Cuando tienes la vida muy encorsetada, crees que tu camino es ese y te parece inviable poder cambiar, pero llega un virus, lo pone todo patas arriba y al principio te quedas sin saber qué hacer y a los cuatro o cinco días te pones a mirar otras opciones y a buscar otras vías que al final hasta pueden ser mejores.

“El ser humano tiene mucha capacidad de adaptarse, pero también tiene mucha capacidad de olvidar. Creo que al final todo volverá a la normalidad de siempre y esto nos quedará como un recuerdo”

-¿Quién crees que vamos a ser cuando todo esto acabe?
-El ser humano tiene mucha capacidad de adaptarse, pero también tiene mucha capacidad de olvidar. Creo que al final todo volverá a la normalidad de siempre y esto nos quedará como un recuerdo. Quitando a la gente que sea más sensible o a aquellas personas a las que le haya tocado más de cerca, si hablamos en el tema personal o sentimental yo creo que uno se da cuenta de las prioridades que han cambiado en su vida, que ahora tienen importancia otras cosas, pero o te focalizas mucho en eso o vuelves otra vez a lo mismo. Es como lo del Camino de Santiago, todo el mundo vuelve y te dice que le ha cambiado la vida, que va a dar más importancia a las cosas que de verdad la tienen, y a los cinco meses ya se olvidaron de todo y solo es un recuerdo bonito. Si a ti te ha tocado de un modo profundo y ha supuesto un cambio de vida lo mantendrás, sino, vas a volver a la normalidad.

-A título personal ¿qué te ha hecho replantearte esta situación?
-A mí me ha pillado en un momento de cambio y reflexión en mi vida que ya venía viviendo desde hace tiempo con lo cual no me ha supuesto mucha revelación, me ha cogido en el camino. También creo que es algo que te da la edad, tengo 43 años, soy madre de dos niños y te vas volviendo más serena, te asientas; las cosas ya no son tan graves, le das importancia a lo que realmente la tiene, te quedas más en los valores… Pero ya te digo que estaba en este punto desde hace tiempo y simplemente me ha reafirmado lo que venía aprendiendo de la vida.

www.isasaweis.com
www.isasaweis.com – Recetas, cocina, belleza, maquillaje, reflexiones…

-Fuiste pionera en un campo que ahora está de moda y nos es muy familiar. ¿Cómo eras al principio y cómo eres ahora?
-En esencia es la misma persona, pero en lo laboral conocí una profesión totalmente desconocida. Comencé a subir vídeos sin saber prácticamente lo que era You Tube, sin saber grabar ni editar. De aquella no había Instagram, Facebook estaba empezando y la forma de comunicarnos que tenemos hoy en día no existía. He ido aprendiendo sobre la marcha. A día de hoy me encanta mi profesión, creo que la conozco muy bien porque la llevo en las venas y he aprendido a realizarla. En lo personal soy una mujer mucho más madura, más serena, que trata de relativizar. Siempre he sido una persona muy sensible, empática, a la que le gusta ayudar a los demás y creo que por eso nació Isasaweis. Me encanta comunicar, pero me gusta mucho más echar una mano a la gente. Ver que les hago sentir bien, que les aporto cosas buenas. Esto me hace feliz. Soy la misma persona con las mismas ganas, con la misma esencia, pero con un bagaje, con las cosas más claras y con menos vergüenza.

-¿Cómo gestionas la responsabilidad que implica saber que una opinión tuya tiene bastante peso para muchas personas?
-Realmente es algo que me paro a pensar solo cuando el tema lo requiere. Si estoy hablando de un producto siempre digo que es algo que a mí me va bien, aunque es verdad que soy bastante cauta en todo lo que digo, sé que no tengo la verdad absoluta, además he cambiado de opinión en mi vida un montón de veces. Soy consciente de que mucha gente me tiene como un referente y que puedo influenciar, pero también pienso que puede ser para bien porque nunca cuento ninguna locura, los consejos que doy son sensatos, tranquilos, explicando el porqué de las cosas, argumentando por qué para mí es así y respetando la opinión de todo el mundo. Si me siento responsable es para bien, todos los días recibo comentarios de alguien que me da las gracias por un vídeo y a mí me da igual que sea un vídeo de una crema, que el del aborto, el de las oposiciones o el de una vivencia personal. Cuento las cosas desde el corazón y eso a la gente le llega.

«Muchas veces me dicen que me contradigo porque hago vídeos de maquillaje, pero creo que no. A mí me gusta verme guapa y eso me hace sentir bien, con lo cual también me estoy cuidando por dentro»

-¿Y cómo encajas los comentarios negativos o las críticas?
-Son una parte tan ínfima que me parece injusto prestarles atención o mejor dicho, restar importancia al resto. Un comentario de alguien que te corrija siempre me hace reflexionar, rectificar o lo que haga falta. Me parece maravilloso y ojalá siga habiéndolos siempre porque si no nos corrigiese nadie, pensaríamos que tenemos la verdad absoluta y eso no es cierto. Pero por los comentarios dañinos paso de puntillas intentando no mancharme porque sé que vienen de alguien que quiere causar daño y no les presto ni la más mínima atención. Al principio no estaba acostumbrada, me acuerdo que Mateo era bebé, yo todavía estaba muy sensible porque estaba recién dada a luz, era madre primeriza, estaba en plena lactancia y viví un momento de crisis porque no entendía por qué la gente podía decir cosas tan malas. Recuerdo una noche en la que lo estaba pasando mal y llegó un momento en el que me dije: “Se acabó. Yo me quiero dedicar a esto, es mi pasión, jamás voy a hacerle daño a nadie porque no me nace de dentro así que no voy a renunciar”. En ese momento me di cuenta de que estaba dándole peso a una cosa que no tenía ninguna importancia. No te puedes ni imaginar la cantidad de compañeras que me escriben diciendo que lo están pasando fatal por las críticas que reciben. Se repite mucho que en redes se hace daño, pero es una ínfima parte, lo bueno pasa más desapercibido y tendemos a centrarnos en algo malo que es puntual. Si en esta sociedad todos tuviésemos respeto y empatía por los demás, jamás se haría daño de esta manera.

-Una parte importante de tus vídeos se centra en el cuidado personal. ¿Qué es para ti la belleza?
-Es un compendio de muchas cosas. Yo no renuncio a la belleza exterior, pero para mí el valor fundamental de las personas y de uno mismo está dentro de nosotros. Muchas veces me dicen que me contradigo porque hago vídeos de maquillaje, pero creo que no. A mí me gusta verme guapa y eso me hace sentir bien, con lo cual también me estoy cuidando por dentro. Lo importante es cuidarte, estar sana, bien construida, sólida y sentirte a gusto contigo misma porque da igual lo guapa que te pongas y lo mucho que te maquilles si por dentro no estás bien. Lo de dentro es lo que tiene que estar sano y reluciente pero luego puedes dedicarle tiempo a la belleza exterior porque es muy bonito. La primera fase de esta cuarentena me la pasé en pijama y sin arreglar. Pasaba delante de los espejos y me hacía sentir mal. Empecé a vestirme, a arreglarme un poco y eso cambió. No es superficial querer verte bien por fuera, de la misma forma que no lo es hacer deporte porque te arregla el cuerpo, pero también genera endorfinas y otras muchas cosas maravillosas para el alma.

“Cuando peor estoy me recuerdo cómo quiero hacer las cosas, cómo soy, cómo siento y no me permito que nadie me cambie eso. De ahí saco mi fuerza para volver otra vez”

-¿Cuáles son los ladrillos que dan forma a esa belleza interior?
-Fundamentalmente no dañar a nadie y no hacer mal. Esto te da tranquilidad y es la esencia de la felicidad. Vivir tranquilo no lo paga nada y eso surge de preocuparte por los demás y tener empatía o sensibilidad. Supongo que esto no se puede aprender, pero hacer daño es algo que todos podíamos evitar. No mentir o no dañar es la esencia de la felicidad más absoluta.

Isasaweis
Foto: Isasaweis

-Escribiste: “Ni guapa, ni lista, ni fea, ni grande. A veces la clave está en que te hagan sacar la fuerza que llevas dentro… en que te recuerden que eres una leona”. ¿Qué te hace sacar esa fuerza interior?
-Yo misma. Recordarme quién soy y cómo soy porque a veces te pierdes. A veces la vida te da palos gordos, a mí me los ha dado y lo he pasado muy mal, pero cuando peor estoy me recuerdo cómo quiero hacer las cosas, cómo soy, cómo siento y no me permito que nadie me cambie eso. De ahí saco mi fuerza para volver otra vez, porque cuando alguien o algo te ha hecho daño intentas protegerte. Yo no me quiero proteger del mundo, ni quiero cambiar porque es mi forma de ser. Soy una persona alegre, optimista, con mucha energía vital y las cosas graves me apagan y cuando esto sucede me busco a mí otra vez y en cuanto me encuentro, salgo como el ave fénix. Dentro es donde estamos todos, ahí está nuestra esencia. Lo que sucede es que te va poniendo capas, te produce raspones y hace que olvides. Si no quieres que esto pase, tienes que volver a ti.

-¿Cómo vuelves a ti?
-Me ayuda mucho el deporte. No siempre, pero salir a correr cuando noto que algo me está hundiendo, me hace ver la luz y vuelvo nueva. También me ocurre durmiendo, no sé por qué. Me ha pasado mucho últimamente que, de pronto abro los ojos como platos, y es como si dijese: ¡eureka! Me reencuentro a mí misma y vuelvo otra vez a conectarme.

-En ese punto en el que te vuelves a encontrar ¿te sientes poderosa?
-Muchísimo. Realmente cuando me siento débil es cuando me pierdo. No sé vivir sin esta alegría y esta energía que tengo de serie. Si estoy a medio gas y no siento esa fuerza me hundo cada vez más. No sé gestionar no sentirme así y enseguida paro y me busco. Soy muy reflexiva, pienso mucho y cuando llego a ese punto, camino, corro o escribo y esto me ayuda a pensar. También me encanta hablar, me ayudan mucho las conversaciones. Son súper poderosas porque, cuando explicas algo a alguien y lo haces desde el corazón aprendes mucho. Primero lo verbalizas y al hacerlo te das cuenta de que las cosas no suenan igual que en tu cabeza, segundo lo tienes que desmenuzar bien y hacerlo comprensible para que la otra persona lo entienda y eso te ayuda a entenderlo a ti. Y en tercer lugar lo recibes por otra vía que es la del oído, que es una forma más de comprensión. Contar cómo te sientes, tus problemas o tus preocupaciones a alguien es súper poderoso para entenderte a ti mismo.

“El poder del contacto y de la conversación no lo tiene ningún aparato”

-Aunque ahora están de moda las comunicaciones online, ¿no es mejor una conversación cara a cara?
-El WhatsApp está muy bien para decirle a tu amiga que estás ahí, pero no sustituye en absoluto las relaciones humanas. Siempre he sido muy defensora de las redes sociales y aunque mucha gente dice que nos alejan, pienso que es cierto, pero también lo es que nos acercan. Yo tengo un primo que vive en Bélgica y si no fuera por las redes sociales no sabría nada de su vida. Gracias a eso puedo ver cómo crecen sus hijos, cómo le va a él y eso me encanta. También es verdad que en lo de dentro, en el corazón, nos alejan. Si me siento mal, me tomo un café con un amigo y vuelvo nueva a casa. En cambio, por más mensajes que reciba dándome ánimos, me quedo igual de mal. El poder del contacto y de la conversación no lo tiene ningún aparato.

-¿Qué es lo que te hace perder la sonrisa?
-Los problemas no materiales. El que te hagan daño, el amor, ver sufrir a alguien que quiero o el no poder cambiar las cosas. Esto es algo que llevo muy mal, no poder hacer nada frente a un problema es algo que no sé gestionar, siempre pienso que hay algo que se puede hacer. Tener las manos atadas ante algo que ves muy claro me resta mucha energía. Lo intento siempre hasta el final porque por más que me digan que no se puede hacer nada, cuando creo en algo, no existe el concepto tirar la toalla. Sé que no es un mensaje que haya que lanzar al mundo porque hay muchas cosas que se deben abandonar, pero cuando tú lo sientas. Eso lo conté en el vídeo que hice sobre las oposiciones, mucha gente se ha tirado diez años de su vida estudiando y siente que debe seguir porque si no dice que ha tirado esos años. Yo creo que tienes que seguir si sientes que quieres seguir y sino no has perdido nada porque seguramente habrás aprendido muchas cosas. Mientras yo siga creyendo en algo, lucharé hasta el final. Hay cosas en las que creeré toda mi vida y me moriré luchando y hay otras en las que la realidad te dice que ya es hora de dejarlas.

“La maternidad te hace convertirte en mejor persona, tienes que aprender a cuidar, a educar. Revisas tus valores para poder transmitirlos bien y los enfatizas más, los haces sólidos”

-La maternidad ¿en qué te ha cambiado?
-Te cambia en todo porque dejas de ser el centro de tu vida. Cambian tus prioridades, tus objetivos, realmente cambia todo en tu vida y te hace comprender el verdadero significado de la palabra amor. Habrá parejas que se amen por toda la eternidad y se quieran mucho, pero ese amor que te sale de las entrañas creo que solo se tiene hacia un hijo. También te vuelves mucho más vulnerable, de pronto hay algo en la vida que te duele en lo más profundo y eso antes no te ocurría. Yo creo que cuando eres padre tu vida se pone patas arriba y te expones porque si te quieren hacer daño solo tienen que tocarte ahí. La maternidad te hace convertirte en mejor persona, tienes que aprender a cuidar, a educar. Revisas tus valores para poder transmitirlos bien y los enfatizas más, los haces sólidos.

-¿Cuáles son los valores más importantes que quieres enseñar a tus hijos?
-Yo quiero conseguir que mis hijos sean grandes hombres y con esto no quiero decir que tengan éxito en la vida. Me refiero a hombres con valores, que sean dos personas que se preocupen por los demás, que no hagan daño a nadie, que sean luchadores, que ayuden a todo el que puedan, que sean respetuosos y educados. Quiero que tengan todas las cosas que para mí son la base de la vida, eso es lo que quiero conseguir de ellos.

Blog: www.isasaweis.com    f-facebook: isasaweis    logo-instagram: isasaweis     T-twitter: @isasaweis (en casa)    youtube logo: isasaweis

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí