Polígonos Industriales de Riaño (Langreo). Apuesta por la seguridad

0
130
poligono-riano-intro
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

A pesar de que ha acusado la crisis, el polígono de Riaño mantiene su importancia en la zona de Langreo, como foco de mantenimiento de empleo y creación de riqueza. Las buenas comunicaciones son su punto fuerte, y la prioridad ha sido gestionar las cámaras de seguridad, proyecto que por fin va a llegar a buen puerto.


Dividido en tres fases -Riaño I, II y III- y con una cuarta entre los planes de futuro, la zona industrial de Riaño es una amplia extensión de naves que siguen el cauce del río Nalón. Con un acceso directo a la Autovía Minera, y de ahí al resto de vías de transporte, las comunicaciones son uno de los puntos fuertes de la zona, lo que ha atraído a muchas de las empresas que están aquí.
A pesar de esta ventaja evidente, la crisis se ha notado en varias de las empresas de la zona. «Éste es un polígono muy centrado en la industria, y por tanto se ha acusado bastante la crisis. Varias empresas han cerrado, y la mayoría han reducido el número de empleados». Así lo explica José Enrique Cima Magariños, Presidente de la Asociación de empresarios del polígono de Riaño II y III. Sin embargo, no todo es pesimismo: «Es cierto que las cosas están mal, se ve poco tráfico por el polígono, pero la gente está demostrando que tiene capacidad de lucha. Los propios dueños de las empresas se están remangando y poniendo manos a la obra. Y, aunque las perspectivas no son buenas, yo creo que se va a salir de ésta»

Está en proyecto mejorar la limpieza y la señalización, pero de momento la gran prioridad ha sido gestionar la instalación de cámaras. Una vez terminado este proceso, ya se plantean nuevas metas.

Aunque hay empresas que han echado el cierre, y por lo tanto han dejado de pertenecer a la Asociación, también hay otras que han comenzado su actividad y han empezado a pagar sus cuotas, por lo tanto la Asociación no ha notado especialmente una bajada en sus ingresos. «El asociacionismo en general no está muy arraigado en España, pero si desaparecieran estas organizaciones sería desastroso: los polígonos generamos más de la mitad del PIB estatal, y no habría nadie con peso para defender esta actividad», argumenta Magariños. Lo cierto es que la Asociación de Empresarios está razonablemente saneada, y eso le permite acometer determinados proyectos.
Todos los años se lleva a cabo una limpieza general del polígono, con fondos municipales, aunque en 2012 no pudo realizarse. «Desde la Asociación entendemos que el Ayuntamiento también pasa por un momento difícil: hay menos efectivos, no hay presupuesto para maquinaria… por eso hemos aparcado un poco este tema, aunque en primavera tenemos intención de retomarlo y entrar en conversaciones con el Ayuntamiento. Pero de momento las prioridades han sido otras». También se habla de mejorar la señalización, pero efectivamente, la prioridad y la gran novedad de esta zona industrial ha sido realizar las gestiones necesarias para instalar cámaras de seguridad.

«El asociacionismo en general no está muy arraigado en España, pero si desaparecieran estas organizaciones sería desastroso», opina el presidente de la Asociación de Empresarios de Riaño II y III.

Más seguridad

Este proceso comenzó hace aproximadamente tres años, en los que hubo que sortear varios problemas, especialmente burocráticos. Pero al final todos los trámites están hechos, y el IDEPA ha concedido una subvención de treinta y dos mil euros para invertir en esta red de videovigilancia. La Asociación de Empresarios es la que ha impulsado todo el proceso, contando con la colaboración del Ayuntamiento de Langreo, que ha resultado ser imprescindible, ya que es la policía local la que visionará las imágenes en caso de que haya alguna denuncia. Las cámaras a instalar incorporan la última tecnología, conectadas entre sí por WiMAX (transmisión de datos inalámbrica) con capacidad para grabar en alta resolución incluso de noche, y permitiendo identificar matrículas, caras, etc. En una primera fase se van a instalar cuatro cámaras en los accesos al polígono, que se espera que estén funcionado ya en el mes de abril, y este número se irá aumentando progresivamente. El efecto disuasorio es inmediato, y muy importante ya que en los últimos años había aumentado considerablemente el número de robos.
Otro gran proyecto, éste a largo plazo y que implica a las grandes administraciones, es que se va a recalificar como terreno industrial la zona de Peñarrubia, hasta ahora llena de viviendas de autoconstrucción, que ya se están desalojando. «Quieren unirlo todo en una zona industrial que incluya todo Riaño, Olloniego, Valnalón… vamos a ser un núcleo muy fuerte a nivel industrial», opina el Presidente de la Asociación.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí