Tineo. Tradición vaqueira

0
5
Embalse de Pilotuerto. Tineo
Embalse de Pilotuerto. Tineo / Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

Los vaqueiros de alzada, ganaderos y trashumantes, han dejado en este concejo del occidente astur una cultura y folklore propios, así como muestras de arquitectura popular en forma de brañas. La herencia de su particular forma de vida se ha modernizado en Tineo, donde mandan la tranquilidad y el respeto por la naturaleza.

Durante siglos, el bosque ha sido un elemento fundamental para la vida de los habitantes de la zona. Proporcionaba alimento, combustible, y material para construcción de casas, muebles y utensilios, permitiendo la autosuficiencia de una zona tradicionalmente aislada. Hoy este aislamiento ya no existe, pero Tineo no ha perdido esta relación íntima con el bosque y se ha convertido en un referente de la explotación forestal. Como muestra se celebra bianualmente Asturforesta en el monte Armayán, una de las más importantes ferias del sector en el ámbito internacional.
Y es que los tiempos cambian, y por eso en Tineo han buscado la forma de modernizar y sacar partido a una herencia cultural propia y diferenciadora, en la que la relación con la naturaleza y el respeto al entorno siempre han sido parte fundamental. Por eso el concejo cuenta con una pequeña red de museos etnográficos y centros de interpretación, como el Museo Vaqueiro de Asturias (MUVA), en Naraval, o el Museo del Oro de Asturias (MOA), en la localidad de Navelgas. El primero informa sobre la evolución, historia y costumbres de los vaqueiros de alzada; el segundo permite conocer la historia de la explotación romana en la zona e incluso probar el deporte local -el bateo del oro- en un taller habilitado para ello. En una línea diferente, también se puede visitar el Museo de Arte Sacro en Tineo, situado en el Convento de San Francisco del Monte; el Aula Conde de Campomanes, dedicada a la figura del gran político del siglo XVIII, en la Escuela Pública de Sorriba; o el Museo del Bosque, en Muñalén, un sendero de un kilómetro donde además del entorno natural se pueden ver usos e ingenios tradicionales como la panera, el mazo o el molino, que comparten espacios con otros más modernos para el aprovechamiento de las energías renovables.

Invitación a caminar

Otro de los grandes atractivos que históricamente ha traído un gran número de visitantes al concejo es el Camino de Santiago, ya que Tineo se encuentra en la ruta del Camino Primitivo o Camino del Interior, que comunica Oviedo con la tumba del Apóstol. Para el peregrino era imprescindible la visita al Montasterio cisterciense de Obona, que el propio Alfonso IX en el año 1222 nombraba en un documento que otorga a Tineo el carácter de puebla real. Otros lugares de interés son la ermita de San Roque y la iglesia de San Pedro de Tineo. En el concejo hay dos albergues de peregrinos, en la villa de Tineo y en Borres, gestionados por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Astur-Galaico del Interior.

En Tineo han buscado la forma de modernizar y sacar partido a una herencia cultural propia y diferenciadora, en la que la relación con la naturaleza ha sido siempre fundamental.

Ya sea como peregrino o como turista, los numerosísimos espacios naturales del concejo animan a los deportes de exterior, como el senderismo o el paseo en busca de setas, ya que aquí abundan los níscalos, boletus, champiñones o lepiotas. También la caza (mayor y menor) es uno de los deportes tradicionales más populares en el concejo, junto a la pesca, que aprovecha especialmente las cuencas del Esva y el Narcea, y los embalses de Calabazos y Pilotuerto. En los últimos tiempos, Tineo ha ganado aún más fama entre los pescadores gracias al Coto de Pesca Intensiva El Arenero: un lago de unos 500 metros de circunferencia, recuperado mediante un proyecto que ha ganado ya varios premios relacionados con la ecología.
Uniendo deporte y etnografía, los bolos de Tineo son una variedad propia, reconocida por la Federación Asturiana de Bolos y considerada una de las más espectaculares de Asturias, por el gran número de bolos que entran en juego. Las boleras, además de cancha para la práctica de este deporte, son tradicionalmente un lugar de encuentro de los vecinos; para ello, suelen estar situadas cerca de las iglesias y la partida se echaba a la salida de misa.
Recorrer el concejo es ir encontrando dólmenes prehistóricos, restos romanos, brañas vaqueiras o, mucho más modernos, palacios y casonas señoriales, que se reparten por toda la zona, dejando huella de épocas remotas e historias que no han quedado en el olvido. Replanteando toda esta riqueza como recurso turístico, en Tineo no pierden sus señas de identidad, conservando con orgullo su historia y buscando en ella vías de futuro. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí