Vegadeo. Punto de encuentro

0
24
Paramios
Paramios. Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

Vegadeo apadrina el casamiento de las aguas dulces del río Eo con la sal del mar que entra en el estuario, en un armónico baile al que llegan invitadas miles de aves. El concejo asiste a la fusión que supone el trabajo del campo con la vida a orillas del mar. Y es punto de encuentro entre todos los habitantes de la comarca Oscos-Eo.

El concejo de Vegadeo pertenece a la comarca de Oscos-Eo, lo cual garantiza una naturaleza cuidada y equivale a decir que se mantiene a caballo entre la tradición y la modernidad. No ha perdido sus raíces, y a la vez se mantiene actualizado. Vegadeo une montaña y costa, labriegos y amantes del mar, naturaleza y ciudad. Su paisaje de múltiples matices se pliega para formar una sucesión de valles y montañas -atravesados por los ríos Suarón, Monjardín y Eo-, para ir perdiendo altura hasta aterrizar suavemente a orillas de la salada ría. Así, desde la Sierra de la Bobia hasta la Ría del Eo, la orografía va variando y formando diversos paisajes.

Plaza en Vegadeo
Plaza en Vegadeo. Foto: Juanjo Arrojo
Vegadeo se configura como una moderna villa salpicada de edificios emblemáticos como el Palacio de Valledor, el Ayuntamiento, la Casa de Parga, la Casa de El Campo o la Casa de los Villamil. Esta última se emplea como Casa de Cultura y en la planta alta da cobijo a la Biblioteca Municipal Emilio y Armando Cotarelo, con más de 17.000 ejemplares. En el paseo por Vegadeo no debemos olvidar el parque del Medal, la fuente de Ceres, y el conjunto formado por la calle Mayor, A Puntía, la calle Empedrada y la del Palacio. Para una visita cultural completa, la Senda de los Doce Puentes es una ruta de arte contemporáneo compuesta por doce piezas al aire libre, elaboradas por otros tantos artistas asturianos. A la salida de la villa nos espera la casona de Ferreira, que visitaremos antes de proseguir nuestro camino en pos del pasado y la tradición. Para ello es obligado acercarse hasta el mazo de Meredo , La Curtidora o la Forxa de Manexo. El entorno de cada una de ellas es de una belleza que corta la respiración, son lugares donde se confabulan las cascadas, la vegetación exuberante y el silencio para recordarnos que somos sólo unos pequeños invitados a estos rincones que permanecen puros desde hace siglos. Seguimos hacia nuestro próximo destino, que bien podría ser Piantón. De camino cruzamos el llamado puente romano, y una vez en el pueblo hay que detenerse ante la casa de El Rego, que data del siglo XVIII y está acompañada de un palomar octogonal. También son emblemáticas la Casa la Corredoira y la Iglesia Parroquial fundada en el siglo XII, aunque de factura posterior. Si seguimos el curso del río Suarón, nos esperan maravillas como el conjunto de A Corredoira en Armeirín, o la casa de los Rodríguez Cancio.
Cualquier pueblo al que vayamos nos reserva sorpresas, así que podemos dejarnos guiar por nuestros pies porque siempre encontraremos bellos rincones, como Molexón. En Vixande nos espera la Casona de Lastra, en Abres el Palacio de los Miranda, la casa de A Rúa y la Iglesia Parroquial. Si somos observadores, veremos que la piedra de las construcciones es blanca cuanto más cerca estamos de la costa, y de tonos oscuros hacia el interior. No faltan ejemplos para comprobarlo, recuerdos del pasado señorial del concejo. §

La Senda de los Doce Puentes muestra arte contemporáneo al aire libre.

Mazo de Meredo
Mazo de Meredo
Foto: Valvanera
A sólo diez minutos de Vegadeo, la carretera se estrecha, los caminos se multiplican, la vegetación se espesa y el sonido del agua lo inunda todo. Estamos en la orilla del río Suarón, en el entorno que rodea al Mazo de Meredo, nombre bajo el que se agrupan dos edificaciones movidas por la fuerza del agua. La primera alberga al mazo y la fragua donde se templaba el hierro y luego se convertía en herramientas. El otro edificio es un molino harinero empleado hasta hace poco tiempo por los vecinos cercanos, que se mueve por la fuerza del agua. El lugar permite una visita cultural única, que se puede completar con un paseo botánico por los alrededores y una comida en el área recreativa. §

Abierto del 1 de julio al 15 de septiembre, en horario de 12 a 14 h. y de 16 a 20 h. Cerrado el martes por descanso. Adultos 2€, grupos 1,50 €, niños gratis.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí