Versalles en Asturias. Palacio de Los Selgas

0
10
Versalles en Asturias. Palacio de Los Selgas
Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

Un aire afrancesado impregna el Palacio de Los Selgas, construido a finales del siglo XIX por dos hermanos que hicieron fortuna gracias a la banca y los negocios en bolsa. En su interior se conservan obras de arte únicas en Asturias.

Este palacio ubicado en El Pito (Cudillero) se conoce comúnmente como “la Quinta” y su peculiaridad radica en su estilo europeo del que pocas muestras hay en el Principado, dominado mayoritariamente por construcciones indianas. En el exterior, inmensos jardines inspirados en los de Versalles, nos descubren esculturas de gusto greco-romano, o un estanque nos transporta a esplendores pasados. Estamos en el Jardín Francés, pero el paseo continua por el Jardín Italiano y el Jardín Inglés. El palacio es de estilo clasicista, en la mejor tradición de una villa italiana.Este último parece un lugar donde la vegetación crece a su antojo, pero en realidad son masas de árboles estudiadas, surcadas por arroyos y pequeños lagos, donde visitaremos el Ara o Estela de Cornellana, un pequeño monolito funerario. Más allá de la estética, aquí encontramos una importante colección botánica con especies casi únicas en el mundo, que D. Fortunato y D. Ezequiel fueron recogiendo en sus viajes por toda España y Europa.
El palacio es de estilo clasicista, en la mejor tradición de una villa italiana, sobrio en el exterior y esplendoroso una vez que accedemos -con pantuflas obligatorias, para no dañar los suelos de madera natural-. El interior es espectacular, pues conserva los muebles y la decoración de la época. Los dorados envuelven el ambiente, los techos están decorados con frescos de artistas como Casto Plasencia, y Domínguez, y de las paredes cuelgan obras de Tiziano, Rubens, el Greco o Goya, lo que promete un paseo artístico de primer orden. Los hermanos Selgas también idearon la Iglesia de Jesús Nazareno -que conserva en su interior el ara más antigua de España, del siglo IX, y cuyas vidrieras vinieron desde París- y el Pabellón de Tapices, también de clara influencia italiana. En el interior de este último encontramos obras de Govelinos y otras de los siglos XVI y XVII, entre las que destaca una serie de tapices que describen la historia bíblica de José.
Gracias a la cultura que caracterizaba a esta familia hoy pueden verse estos tesoros en Asturias, pero en su época también sus vecinos se beneficiaron de su filantropía, pues construyeron las Escuelas Selgas. Para llevar a cabo esa labor educadora, los profesores tenían acceso a los mejores materiales que existían y que hoy pueden verse en el Museo Escolar. Actualmente todas las dependencias de “la Quinta” se encuentran cerradas al público por obras, y la Fundación Selgas Fagalde que lo gestiona prevé abrirlas antes del verano. Quien desee acudir debe solicitar la visita con meses de antelación, puesto que se permite la entrada a muy poca gente en cada una de ellas. §

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí