MUMI. Una visita a la mina

0
83
Interior del MUMI (Museo de la Minería y la Industria)
Interior del MUMI (Museo de la Minería y la Industria) / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Durante muchos años, la mina marcó la economía y el carácter de los habitantes de SMRA. Hoy en día, con varios pozos cerrados, el paisaje industrial se recicla en cultura y turismo. El Museo de la Minería y la Industria es uno de los más visitados de Asturias, y rinde homenaje a un modo de vida fundamental en la historia de la región.

Es la visita obligada. Miles de turistas cada año, en todas las zonas de Asturias, hacen un hueco en su agenda de vacaciones para acercarse a El Entrego a conocer el MUMI. El boca a boca ha hecho gran parte del trabajo de promoción: basta con ver la cara de los visitantes a la salida, y escuchar sus comentarios, para saber que lo recomendarán. El golpe de efecto es la visita a la Mina Imagen, una reproducción a escala natural y con utillaje real donde, de la mano de un guía, se van recorriendo corredores y niveles, conociendo los distintos trabajos que se llevan a cabo bajo tierra y la evolución de los métodos y herramientas. Para ello antes hay que bajar en la “jaula”, como se conoce al ascensor hidráulico situado en el castillete, el mismo que domina el edificio en el exterior y guía la vista a medida que nos vamos acercando al museo.
Las visitas a la Mina Imagen se hacen en grupo, pero no es necesario un número mínimo para entrar al museo. Los grupos se organizan en función de la llegada, y uno puede ir visitando las distintas áreas temáticas mientras espera a que le toque el turno.

En el museo aconsejan dedicar un mínimo de dos horas para la visita, pero si se recorren con calma sus distintos apartados, es posible que se nos queden cortas.

Con calma

En el museo aconsejan dedicar un mínimo de dos horas para la visita, pero si se recorren con calma sus distintos apartados, es posible que se nos queden cortas. Hay mucho que ver: en la planta baja, varias maquetas a tamaño real y a escala ilustran las tecnologías mineras del siglo XVI al XVIII. Algunas son interactivas, como una rueda usada para evacuar el agua de las galerías, en la que puede uno introducirse para moverla y ver el funcionamiento en vivo. El recorrido histórico sigue con la invención de la máquina de vapor, que supuso una revolución para la maquinaria industrial, y en Asturias permitió mejoras como la canalización del Nalón, la construcción de la carretera carbonera, el ferrocarril, la siderurgia…
El apartado dedicado a la industria química y los explosivos es especialmente extenso. De hecho, se considera un museo aparte dentro del propio MUMI: el Museo de Empresa (UEE). Aquí encontramos una reproducción de un laboratorio de finales del siglo XIX, así como un recorrido por la historia de los diferentes explosivos.
También destaca el área dedicada a la brigada de salvamento y la medicina minera. En la primera vemos diversos objetos usados por los brigadistas para socorrer en caso de accidente: camillas, máscaras contra el humo, la primera ambulancia de la brigada… En cuanto a la historia de la medicina, especialmente enfocada a la enfermería minera, el museo hace un recorrido por distintos espacios de consulta y quirófanos de época, donde se pueden ver utensilios médicos, libros, reproducciones y diversos materiales que dan una idea de cómo han evolucionado las técnicas y conocimientos hasta nuestros días.

El golpe de efecto del MUMI es la visita a la Mina Imagen, una reproducción a escala natural y con utillaje real.

Otras áreas visitables son la casa de aseo y la lampistería. Además, se pueden ver reproducciones de carteles de seguridad laboral, fotos y recortes de periódico de época que nos trasladan a otros tiempos, no tan lejanos.
El MUMI es, evidentemente, la cara amable de la mina. La visita a la galería se hace con todas las medidas de seguridad, en un entorno iluminado y adaptado. Sin embargo, si uno pregunta al guía probablemente descubra que tiene familiares o conocidos que trabajaron en una de verdad, y que cuentan historias sobre accidentes, o sobre jornadas laborales infinitas. Quizá uno de los grandes méritos de este museo es que, aún tras las vitrinas y la exposición organizada, no busca ocultar la dureza de un trabajo que ha marcado y marca el carácter y la historia de toda una región.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí