La llingua asturiana en Güelva

1
74
Xaviel Vilareyo
[Total:0    Promedio:0/5]

De les actuales provincies andaluces ye Güelva la que caltién una peculiaridá llingüística más notable. La razón débese a la influencia del romance asturianu y la causa ye histórica pues foi la reconquista asturiano-lleonesa d’estes tierres nel sieglu XIII, na época de mayor expansión territorial del romance asturianu, la que fizo posible qu’esta fastera occidental andaluza fuera la primera en recristianizase y repueblase.
Esta adopción temprana del romance asturianu por influencia del norte xunto con un contactu cola Estremadura lleonesa fizo que l’actual provincia de Güelva y mayormente la mitá norte, conserve anguañu una identidá llingüística que dalgunos califiquen de «restos» y otros de «fala de transición» ente asturianu y castiellanu. Esta influencia o herencia permítenos falar de bona parte de la provincia onubense como perteneciente al Dominiu Llingüísticu Asturianu (DLA). El DLA señala una clara tendencia llingüística unitaria en sentíu norte-sur englobando Les Asturies coles provincies de Lleón, Zamora, Salamanca, Cáceres, Badayoz, Güelva, no que conforma un continu histórico-idiomáticu, eso sí, en regresión y diglosia dende’l sieglu XV pero qu’inda pervive nesta amplia franxa. La fala de Güelva nun ye sinón la prolongación más meridional del asturianu conformando toa una riestra o cadena de fales populares qu’enllaza dende’l bable, montañés, pasiegu, maragatu, bercianu, senabrés, sayagués, mirandés, charru, castúo…hasta la provincia de Güelva onde recientemente adoptó un nuevu nomatu: güervano.

La fala de Güelva nun ye sinón la prolongación más meridional del asturianu conformando toa una riestra o cadena de fales populares qu’enllaza dende’l bable hasta la provincia de Güelva onde recientemente adoptó un nuevu nomatu: güervano.

Anguañu hai publicaos dellos diccionarios etimolóxicos locales y del territoriu güelvanu, dalgunos con más de trés mil voces. Los modernos estudios llingüísticos de la fala y léxicu d’esta provincia andaluza publicaos por instituciones como la Universidá de Pensilvania o la Diputación de Güelva prueben la vitalidá y vixencia de la fala propia onde podemos señalar como elementos característicos y derivaos del asturianu los siguientes:
– Caltenimientu de la efe llatina con y sin aspiración: fastío, defuciao, f.igo, f.iguera, f.ardazo, f.astial, f.echura, f.ilambre, f.ilear, f.ondón, f.uella, f.uélliga, fecho (fitáu), f.oyera-f.uera (con f.oyos)…En realidá l’aspiración de la efe ye un fenómenu más de palatalización típicu del asturianu. La efe non sólo nun desapaez sinón que se refuerza o allonga mediante una palatalización aspirada.
– Caltenimientu de mb: dambos, lamber, relambío…
– Diminutivos -ín, -ino: berrenchín, tamborín, coloraíno…
– Imperativos -ái, -éi: mirái, coméi…
– Verbos: dir, dirse, abarcarse, atrancar, aventar, cernir, enguaparse, engulliparse, esmorecer, resfregar, enguachinar, enranchar (enrachonar), entangar, escamondar, escarranchar, esgalazar, esgandofar (esgargolar,esgañotar), f.ilear, percudir, pingar, tarazar, terciar, trascalar, trasponer, tronchar, turrar…
– Uso de neutros: lo qué…
– Estremancia notable ente fonemes s – z: (serrana-zandalio) Hai una ausencia de seséu y cecéu típicos del acentu andaluz.
– Vocabulariu: ye mui abundante, como exemplos: andancio, andolero, bago, bramaera, bruño, cacho, la canaya, cangaya (camba, canga), cernidora, enante, endenante, escandelao, ensuciao, espiche, estenazar, esterronaor, f.ardajo, farruco, farrullero, f.errete, galbana, güero, maña, mesmo, mesturao, pandorga, panera, pardal, pingayo, pingorota, pinguear, pitera, presta, prieto, rebujar, remilgao, rescocío, roñoso, tarascá, tiesto, tranco, zafar, zaranda, zorondo (serondo)…
– Como formes peculiares podemos señalar la palatalización o aspiración de la ese: es.pejo, s.abugo, s.aramago… y munches otres formes y espresiones que nalgún sentíu tienen relación col asturianu como: allá a lo ontrota (allalantrón, la forma ontre ta documentada n’asturianu), al inte (al intre), andefuera (ondefuera), andivá (ónde va), e(s)nortao, f.ase (fexe), mascá (mozcada), tarangayo (farangayo)…
Vilareyo. La Llingua asturiana en Güelva

Antropolóxicamente esti territoriu onubense marca una clara diferencia col restu d’Andalucía. La estructura económica de la tierra tiende al minifundiu. Nun ye una zona flamenca y tanto’l cante como’l baille flamencos nin gusten nin interesen al pueblu. Los cantos populares tienen formes más lentes y tristes acompañaes sólo por una flauta (gaita) y tamborín. Les fiestes y ritos sociales adopten formes más ceremonioses o repetitives (norteñes) qu’espontanies (sureñes) y les manifestaciones públiques d’entusiasmu nun esisten como tampoco se dan les manifestaciones de cultos relixosos públicos esaxeraos o devociones fanátiques. Báillase la xota pero tamién dances de panderu, fandangos y conozse una especie de gaita, tou ello frutu d’un difusionismu proveniente del norte. Na arquitectura popular destaquen corredores y terrazes cubiertos con ventanes a la manera asturiana. No tocante a la toponimia les semeyances con Asturies incluso a falta de más estudios són evidentes: nomes tipu nava, valde, xabugu, Olaya, ferido…són típicamente asturianos.
Tou ello conforma una cultura propia que nun pue sinón ser frutu d’una población llegada del norte, una idiosincrasia actual que ye heredera d’un modu de ser propiu de descendientes de norteños peninsulares.

La fala de Güelva nun ye sinón la prolongación más meridional del asturianu conformando toa una riestra o cadena de fales populares qu’enllaza dende’l bable hasta la provincia de Güelva onde recientemente adoptó un nuevu nomatu: güervano.

1 COMENTARIO

  1. Muy buenas, sí, la influencia cultural en la Sierra de Huelva queda constatada en brillante trabajo de Rodolfo Recio Moya y su diccionario etimológico de uso de la sierra de Aracena y Picos de Aroche. También su libro sobre la toponimia serrana y sus investigaciones antropológicas atestiguan claramente que en la Sierra de Huelva hay una evidente impronta leonesa. Perdonen los redactores del artículo. En todos los trabajos que he leído sobre la materia encontramos signos inequívocamente leoneses. El folklore leonés tiene sus réplicas en costumbres como las danzas de mujeres con el pandero cuadrado de la localidad de Encinasola de Salamanca y la Encinasola de Huelva. Los danzantes leoneses y del Andévalo (comarca de Huelva), los mayos, la distribución de la colonización de la comarca atiende al diseño que importó una administración concreta: el Reino de León.
    Decir que el habla de Huelva es una prolongación del asturiano es cuando menos menospreciar a la inteligencia. Es, por esa regla de tres, el sur de Portugal una prolongación del gallego. Home non, nun ye así.
    Hay un ámbito lingüístico astur llionés que se extiende desde Asturies hasta la Sierra de Huelva que hace que en el resto de Andalucía se diga «acequia» y la sierra onubense digamos «lieva» sí, pero por favor, la impronta en estas tierras serranas son inequívocamente leonesas, tanto en lo político, lo sociológico y en plano lingüístico.
    Xaviel Vilareyo, el dominio lingüístico es el astur llionés, sí, pero puede que alguno de tus lectores se haga preguntas sobre esa influencia «asturiana» en la sierra de Huelva. Espero estés a la altura de tus afirmaciones, un cordial saludo desde Aracena.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí