Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Teatro Teatro La Cascaya. Interpretación para el disfrute

Teatro La Cascaya. Interpretación para el disfrute

Imprimir E-mail
(2 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 27 de Septiembre de 2011 08:47
Teatro La Cascaya. Interpretación para el disfrute 5.0 out of 5 based on 2 votes.
Su último espectáculo, 'El Programa de Alicia', es una ácida crítica a la telerrealidad y a la prensa rosa. Con una mezcla explosiva de comedia y denuncia social, La Cascaya lleva por toda Asturias su peculiar manera de entender el teatro.   

Teatro La CascayaTeatro La Cascaya surge en 2007, cuando Jairo Buelga y otros dos amigos deciden poner en marcha un proyecto de teatro en clave de humor, distinto y cercano, que marque la diferencia con las líneas habituales del teatro contemporáneo asturiano. Buelga, que lleva a sus espaldas una trayectoria en el teatro profesional, y mantiene una colaboración estable con Teatro Kumen, se convierte en el director de este grupo de teatro amateur, que surge en San Martín del Rey Aurelio. Actualmente, La Cascaya está compuesta por diecisiete personas, un número que incluye “a los que se ven y a los que no se ven: los técnicos, el que diseña la página web... todos son igual de importantes”, puntualiza el director.
Entre esos diecisiete está Jorge Cuesta, el último en llegar al grupo, aunque no al mundo del teatro: “Después de trabajar casi ocho años como profesional en Teatro Casona, dejé esta actividad por circunstancias de la vida, y me dediqué a otra cosa totalmente diferente. Conocí a Jairo en mi entorno laboral, pero cuando se enteró de que había hecho teatro me invitó a participar en el nuevo montaje”.
“El Programa de Alicia” es una reflexión sobre la sociedad actual, tomando como excusa los personajes arquetípicos de la “telebasura”
Este nuevo montaje, el cuarto en la historia de La Cascaya, es “El programa de Alicia”, basado en un texto original del propio Buelga: “Todos vemos la tele y sabemos que para encontrar algo que te interese tienes que ver antes catorce chorradas. Cuando ves el tipo de gente que va a estos programas, a lo que se expone y con qué finalidad, te permite hacer una reflexión sobre la sociedad en la que vivimos”. Así, en escena aparecen personajes arquetípicos que perfilan una amplia muestra de la fauna televisiva actual. “Yo creo que al espectador no le da tiempo a pensar, porque se ríe desde el principio hasta el final” -valora Jorge Cuesta- “Luego se lo piensan en casa, porque lo que han visto es un reflejo de los distintos personajes que podemos tener en este país, cómo la gente se atreve a salir en televisión contando sus miserias, que aquí se dulcifican un poco. Pero en realidad subyace en el fondo una tristeza que da que pensar”.
La Cascaya es un grupo amateur, porque sus componentes no sacan beneficio económico de su trabajo. No tienen subvenciones, aunque sí cuentan con algún patrocinador privado, enfatiza Cuesta: “Son empresas que apostaron por nosotros, a veces por insistencia o por un vínculo personal. En cambio, desgraciadamente, no verás en nuestro material ningún logotipo de la Administración”. Este condicionante económico, como explica el director, no influye ni en la motivación de sus componentes ni en la calidad del resultado: “A veces ves montajes profesionales en los que se ha bajado la calidad artística porque es gente que tiene que vivir de esto. Hay grupos que llevan veinte años trabajando en Asturias y tienen un nombre, y contra eso no podemos competir, pero yo creo que sí podemos matizar en cuanto a calidad artística”.
De momento, siguen creando cantera en la zona de las cuencas, y hasta se permiten el lujo de rechazar actuaciones, ya que es difícil cuadrar los calendarios de un grupo tan numeroso. En cualquier caso ellos siguen buscando ofrecer algo fresco y diferente. Así lo resume Jorge Cuesta: “Cuando yo era profesional estar totalmente dedicado a esto llegaba a saturarme, pero ahora todos los que estamos aquí lo disfrutamos. No es un teatro experimental ni de laboratorio, sino algo que llega muy bien, se capta rápido, pero a la vez no responde al tópico de algo hecho para que la gente no piense”. Es el teatro como disfrute, tanto para los actores como para el público.scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p