Imágenes de Asturias

descargar


Reportajes Turismo desconocido. La otra Asturias.

Turismo desconocido. La otra Asturias.

Imprimir E-mail
(2 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Jueves, 01 de Diciembre de 2011 14:13
Turismo desconocido. La otra Asturias. 2.5 out of 5 based on 2 votes.
Tras la Asturias más emblemática y publicitada, grabada en el subconsciente colectivo, hay otra que guarda muchos otros tesoros, pero que aún son desconocidos. Paisajes, monumentos y tradiciones se revelan al viajero para que pueda diseñar un viaje diferente por las verdes tierras del Principado.

Concejo de MorcínEn cualquier dirección a la que se dirija uno, Asturias tiene mucho que mostrar, más allá de los buques insignia como el santuario de Covadonga, Picos de Europa, las playas, el bosque de Muniellos, el Centro Internacional Niemeyer, el arte prerrománico, la Senda del Oso...
Poco a poco, los secretos comienzan a salir a la luz, como sucedió en 2008 cuando la UNESCO reconoció como Patrimonio Mundial de la Humanidad, las cuevas asturianas de Tito Bustillo (Ribadesella), La Peña (Candamo), Llonín (Peñamellera Alta), Covaciella (Cabrales) y El Pindal (Ribadedeva), junto con otras nueve del resto de la cornisa cantábrica. Ellas forman parte del medio centenar de cavidades asturianas en las que hay alguna forma de arte rupestre.
Hasta entonces pocos eran los que sabían que la región cuenta con cuevas con pinturas prehistóricas que se pueden igualar a Altamira en espectacularidad y conservación. Y así sucede con muchos otros recursos que recorren diversas épocas históricas y rincones de la costa a la montaña, así como museos, sendas y tradiciones. Todas ellas siguen preservando la pureza de su origen, debido precisamente a la falta de visitas masivas, que han traído hasta el presente casi intactos estos recursos turísticos.
En Asturias hay por ejemplo, muchos ejemplos de castros, túmulos y dólmenes de las civilizaciones prehistóricas, así como algún ejemplo de estela discoidea. Sólo en el occidente de la región, entre el río Eo y el Navia se han contabilizado más de setenta castros o recintos fortificados. El de Coaña es el más conocido, pero también los hay al descubierto en Taramundi o en Boal.
Los caminos de antaño que comunicaban entre pueblos se han recuperado, no sólo por la historia que encierran sino por una cuestión práctica, que es mantener las sendas para que no se pierdan entre la maleza por falta de uso. Muchas de ellas pasan por cascadas, molinos o mazos excelentemente conservados. Porque la etnografía es uno de los elementos asturianos más queridos y que suscita más interés entre los paisanos que desean profundizar en los secretos de su tierra, y los foráneos con ganas de conocer piezas que no tienen en su lugar de origen. La profusión es tal que en Asturias hay contabilizados unos veinte mil hórreos.
También ha comenzado a ponerse en valor el patrimonio industrial asturiano, edificios y construcciones sobre los que se levantó la economía regional y cuya recuperación recuerda el ingenio de esos constructores, pero también el esfuerzo y sacrificio de tantos trabajadores.
En referencia a los museos, los hay de todo tipo encabezados por los tres más visitados: el MUMI, Museo de la Mina en San Martín del Rey Aurelio, el MUJA, Museo del Jurásico Asturiano en Colunga y el Museo de la Prehistoria de Teverga. Siguiendo su estela, pero con características únicas están otros dedicados a la pesca, los belenes, la etnografía, los calamares gigantes, la automoción y los instrumentos musicales como Alfercam de Avilés, o incluso Africa en el concejo de El Franco. Algunos más publicitados y otros menos, lo cual garantiza una visita sin masificaciones y asegura la sorpresa.
Por último hay que señalar que el creciente turismo gastronómico obtiene también respuesta en la región. Más allá de la fabada y el pote asturiano, cada zona tiene sus recetas ancestrales e incluso cultiva diferentes especies de legumbres, hortalizas y frutas. De la montaña al río y de ahí a la costa, las especialidades van desde la caza al cordero, de la ternera asturiana al gochu asturcelta, de los pescados y mariscos a las especies de río. Más que cocina de vanguardia, en el Principado se suelen rehacer y modernizar los platos de antaño, lo que asegura que la tradición prevalezca en cada receta.
Asturias es tan plural y variada, que hay para todos los gustos y estados de ánimo. Por eso, aunque se ofrecen sugerencias para abrir boca, no todo está en las guías. Hay lugares que sólo se descubren caminando sin rumbo y sin más límite de tiempo que el que marcan el cansancio y el hambre. Asturias está repleta de posibilidades, todas cercanas y accesibles, sólo es preciso tener ganas de conocerla.

Sugerencias turísticasMuseo La Casa de Africa . La Braña, El Franco.
El belga Michel Romain coleccionó durante años piezas de la cultura bantú, a las que sumó las heredadas de su padre. Con todo ello formó una completa muestra que, al jubilarse en Asturias, puso a disposición del concejo donde vive, El Franco.
Gracias a él, las antiguas escuelas de La Braña albergan hoy auténticas piezas africanas que permiten sumergirse en una cultura casi perdida. Máscaras, lanzas y escudos, cestas de huevos, la maleta que llevaban las novias, moldes antiguos para fundir cobre y hasta una colección de mariposas nocturnas... La colección se estructura bajo siete epígrafes: Hogar, Máscaras, Fetiches y Brujería, Artesanía Actual, Armas y Música. El museo sorprende a todos los que se acercan, especialmente a los más jóvenes.
Horarios en www.parquehistorico.org. Teléfono de contacto: 985 637 233.

Parque Natural de Redes. Caso y Sobrescobio
Caso y Sobrescobio se reparten este bello Parque Natural, reconocido en 1996, y cuyo paisaje de contrastes cobija formaciones de origen glaciar, pastos, montes y espesos bosques, que son fundamentalmente hayedos. Por estas cuidadas tierras se pasean todas las especies características del norte, desde el abundante lobo al oso pardo, rebecos, ciervos, urogallos, águilas reales, reptiles, anfibios. Muy indicado para el senderismo en familia, también permite mayores retos montañeros si se sube al Picu Torres, Peña’l Vientu, Cantu l’Osu, el Tiatordos o el Retriñón, todos ellos dentro de Redes. También se pueden visitar los tres Monumentos Naturales del Parque: la Ruta del Alba, la Cueva Deboyu y el salto de agua del Tabayón de Mongayu.
Más información en el Centro de Recepción e Interpretación de Redes y www.parquenaturalderedes.es

Ruta del Alba. Parque Natural de Redes.

Mercados agroalimentarios. Grado.
El clima del que goza el concejo de Grado, y su terreno dotado de nutrientes lo convierten en una de las huertas asturianas que más cantidad y variedad produce. Alrededor de esta riqueza se organizan muchos mercados temáticos, tradicionales y mercadones. Es costumbre de los vecinos de los alrededores hacerse con las verduras exquisitas de Grado acudiendo a la Primera y Segunda Flor, al Certamen de la Escanda en septiembre o al Mercadón de Otoño en octubre. Incluso restaurantes y particulares del resto de Asturias acuden a comprar o reciben mercancía desde aquí. Por una vez, se puede hacer uno con la mejor materia prima culinaria sin más esfuerzo que visitar el concejo. Además, todos los miércoles y domingos hay mercadillos semanales que cuentan con un centenar de puestos de todo tipo.
Esta riqueza de Grado se traduce también en un turismo gastronómico, a través de los platos que los restaurantes cocinan a diario o acudiendo a las jornadas gastronómicas que se organizan como las de las setas silvestres, las jornadas gastronómicas de la Huerta Moscona... Merecen la pena la sopa primavera, las fabes con centollo o cualquier otro plato acompañado de guarnición de verduras.

Sabores de la tierra, en Cabranes
Los habitantes del tranquilo concejo de Cabranes, en el oriente asturiano, saben cómo se prepara el arroz con leche, uno de los postres más representativos de la repostería asturiana. En el mes de mayo, la capital del municipio, Santa Eulalia, es conocida coloquialmente como la capital del arroz con leche, debido a la fiesta que se celebra en su honor y que convoca a cientos de visitantes que acuden a probar tan rico manjar. Nadie quiere perderse esta dulce degustación, pero tampoco la que tiene lugar en Torazo, una localidad cercana, nombrada Pueblo Ejemplar de Asturias en el año 2008. Los habitantes de este núcleo son especialistas en preparar la boroña preñada, otro de los productos característicos de este concejo de la Comarca de la Sidra, que aquí se denomina borona de forna, porque se cuece en hornos especiales, llamados les fornes. Si en mayo destaca el arroz, en junio lo hace la boroña con otro festival gastronómico que ya ha alcanzado su décimo tercera edición.

Bosque Encantado. Amieva
La Senda del Beyu Pen se ha convertido, gracias al empuje de la Asociación Cultural de Amieva, en una ruta donde mitología y magia se dan la mano, al abrigo del bosque. Distintas esculturas mitológicas instaladas a lo largo del recorrido permiten conocer a la xana, el trasgu, el nuberu o el cuélebre. La banda sonora la ponen el canto de los pájaros, el murmullo del agua, el sonido de una cascada, o los pasos sobre las hojas. El punto de inicio está en el puente de Grazos -cerca del nuevo Centro de Interpretación del Karst y del Hábitat Rupestre Justo del Castillo-, en la localidad de Santillán. Este camino tradicional, que comunica el Camín de la Reina con la localidad de Pen, ha permitido a los vecinos recuperar su patrimonio local, y a los visitantes descubrir un cuidado rincón asturiano.

Territorio Museo. Montaña Central
Los concejos de Montaña Central han agrupado sus museos y centros de interpretación bajo el epígrafe Territorio Museo, ofreciendo una versión unificada de sus recursos naturales, artísticos e industriales. Los centros visitables son el Centro de Interpretación del Poblado Minero de Bustiello, el Aula de Interpretación del Pozu Espinos, el Aula del Ferrocarril de Loredo, el Centro Pozo Fortuna, La Panerona de Cenera-Museo Costumbrista Benjamín Pumarada, el Museo Etnográfico de Gallegos, el Nido del Urogallo, el Aula Didáctica del Prerrománico de Lena y Santa Cristina de Lena. A partir de cuatro personas se puede concertar fecha y hora cualquier día de la semana gracias al Programa Visitas a la Carta, que además ofrece tarifas especiales para grupos familiares.
Reserva de visitas: 985 422 185 www.territorio-museo.com

Senda costera naviegaSenda Costera Naviega. Puerto de Vega a Navia
Desde la localidad de Puerto de Vega puede iniciarse este tramo de la senda costera, no sin antes haber callejeado por la villa desde el puerto pesquero hasta la casa donde murió Jovellanos. Tras continuar en dirección a la ermita de la Atalaya, parte la senda que bordea la costa naviega, subiendo en ocasiones por los acantilados y descendiendo en otras hacia playas como la de Soirana, Coedo. El Fabal o El Moro. A un lado, los prados verdes, y hacia el otro el cambiante mar hasta poner punto final en el lugar conocido como El Monolito, desde donde se observa el horizonte y la playa de Navia. Puede continuarse hasta ella, proseguir por el bello paseo marítimo y de ahí al puerto deportivo de Navia y otros encantos del lugar. Todos los años el Grupo de Montaña Peña Furada organiza una salida por esta senda, que se torna multitudinaria.

Ría de Villaviciosa
En 1995 fue declarada Reserva Natural Parcial y es un completo ecosistema de marisma. Considerada la segunda zona del Principado de invernada y descanso migratorio de las poblaciones europeas de aves acuáticas es, pues, zona privilegiada desde donde observar estos animales. Con el añadido de que la mejor época para hacerlo es en otoño e invierno, cuando muchos otros atractivos turísticos se han detenido. Ataviados con ropa discreta, unos prismáticos, buen calzado y una guía de aves como material básico, en silencio hay que apostarse en alguna de las zonas recomendadas por los expertos y prepararse para distinguir alguna de las 150 especies, entre las que abundan las limícolas, que son aves zancudas de patas largas. Ya sea en la isla de El Borizal, la barra arenosa de Rodiles, las llanuras fangosas a ambos lados del canal u otras postas, hay que tener en cuenta las mareas y la posición del sol si se desea ver avefrías, correlimos, vuelvepiedras, andarríos...
www.sigma-sl.com/riadevillaviciosa/blog/wordpress/

Casa de Les Radios. Suares, Bimenes.
En un edificio vanguardista, ubicado en la parroquia de Suares, se han reunido dos colecciones de radios: las 340 piezas reunidas por José Alonso Onís y los 144 receptores que han juntado la Asociación de Vecinos de Suares. Gracias a todas estas piezas se pudo crear la Casa de Les Radios, que actualmente muestra 156 piezas, que se van renovando para regocijo del visitante que acude a menudo. Un recorrido organizado de forma cronológica permite ir viendo desde los aparatos más antiguos a los más modernos, haciendo especial hincapié en la radiodifusión en Asturias. Se pueden admirar desde las primeras radio galena, a gramófonos y gramolas, además de otros artilugios desconocidos a primera vista que nos harán consultar los paneles informativos.
Abierto viernes, sábados y domingos. Precio de las entradas: 1 € niños y grupos, 2 € adultos. Tfno.: 985 70 04 91.

Capilla de la Santa Cruz, dolmen y Cueva del Buxu. Cangas de Onís.
Evidenciando los encantos turísticos de Cangas de Onís, como son Picos de Europa y sus lagos, el santuario de Covadonga y la histórica villa con la réplica de la Cruz de la Victoria suspendida en el puente, buscamos en la historia más antigua para proponer una ruta un poco más desconocida del concejo.
Dentro del paraíso rupestre que representa el oriente asturiano, en el territorio de Cangas de Onís se puede hacer una primera parada en la Capilla de la Santa Cruz, originaria del siglo XV y reconstruida tras la guerra civil, momento en que se destruyó la original. En ella están enterrados el monarca Favila de Asturias -hijo de don Pelayo-, y su esposa la reina Froiluba. La capilla se edificó sobre un dolmen de la edad del bronce, que puede visitarse y tiene tres milenios de antigüedad, lo que constituye un buen ejemplo de cristianización de un espacio sagrado para los ancestros locales.
Otro ejemplo de arte rupestre es la Cueva del Buxu, descubierta en 1916, y cuyas pinturas hacen deducir que fue un santuario paleolítico. Las pinturas están superpuestas, y pertenecen a diferentes épocas: primero se pintaron figuras geométricas, luego torpes figuras de animales, y por último las restantes figuras, mucho más realistas.
Visitas a diario, excepto lunes y martes. Limitada a 25 personas al día. Tfno.: 609 17 56 47.
Fotos: Fusión Asturias
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p