Castropol. Razones para enamorarse

0
79
Vista de Castropol, rodeando, la ría del Eo
Vista de Castropol. /Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

A través de la Nacional 634 llegamos a Castropol, el último concejo asturiano antes de adentrarnos en la vecina comunidad gallega. Este territorio bien merece hacer un alto para descubrir sus muchos atractivos.


1-La Ría del Eo forma parte del paisaje del concejo castropolense, de hecho buena parte de su cara occidental está acompañada por el curso del Eo en su desembocadura al mar. Para conocer mejor uno de los estuarios más importantes del norte de España lo mejor es visitar el Centro de Interpretación de la Ría, ubicado en la Antigua Fábrica de Serrasa, en Castropol. En este espacio expositivo es posible encontrar amplia información sobre este ecosistema y también adentrarse en lo que ofrece la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón. Además, el Centro pone a disposición de los turistas un servicio de bicicletas eléctricas con las que recorrer este territorio.

2-Penarronda, Arnao y San Román son las tres playas que se pueden visitar en el municipio. Penarronda, compartida con Tapia de Casariego, es un arenal de 600 metros declarado Monumento Natural. Los 400 metros que ofrece Arnao permiten asegurar un día en la playa gracias a su ubicación -próxima al puerto de Figueras-, siempre protegida de los vientos y de la bravura del mar. A la pequeña cala de San Román, situada entre los astilleros y el Puente de los Santos, sólo se puede acceder en bajamar, pero su bonito entorno hace que merezca la pena visitarla.

3-Si bien no es lo más conocido del concejo, la montaña está muy presente en su geografía. En poco tiempo es posible pasar de darse un baño en alguna de sus playas a recorrer parajes naturales como el monte de San Marcos, a tan sólo 4 kilómetros del litoral, o el pico Polvoreiro, el Monte Pousadoiro o la Sierra de Bobia, donde es posible coronar el techo del concejo: pico Bobia (1202m.), también conocido como Peña Filso, desde donde las vistas son espectaculares.

4-Castropol, capital del concejo, bien merece una atención especial. La villa conserva todavía cierto aire señorial, herencia de una época floreciente (siglos XVIII y XIX) en la que ejercía como capital comercial y administrativa. Sus palacetes, chalets de indianos y casas solariegas sorprenden al visitante que pasea por su casco histórico, calificado como Bien de Interés Cultural en 2004. Reconocimiento al que hay que sumar el de ‘Pueblo Ejemplar de Asturias’ en 1997.

5-El mar y la montaña dotan al concejo de una gran variedad de productos que lógicamente se traducen en una gastronomía diversa y de calidad. No faltan los embutidos y productos típicos de la matanza, combinados con una huerta abundante. Y en términos costeros, además de la abundancia de pescados del Cantábrico hay que mencionar los importantes cultivos marinos que se desarrollan en la ría. Entre todos, uno que destaca sobremanera: las ostras del Eo, apreciadas internacionalmente. El paisaje de los parques de estos moluscos es una imagen característica del concejo.

6-La espectacularidad del entorno natural que ofrece el municipio y su entorno explica la existencia de varios miradores en el concejo. Algunos de ellos están orientados especialmente al turismo ornitológico, dada la abundancia de especies que frecuentan o utilizan la ría para pasar el invierno. Con tal motivo el estuario está catalogado como Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí