Corresponsabilidad y brecha salarial

0
221
Corresponsabilidad y brecha salarial
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Las mujeres asturianas cobran un 15,85% menos por el mismo trabajo que los hombres. La brecha salarial de Asturias es la más pronunciada de España a pesar de que se ha reducido cinco puntos en los últimos años.

Las mujeres ganan menos, entre otras cosas, por el desigual reparto de responsabilidades y cuidados, por las jornadas, por la penalización de la maternidad y por otros estereotipos sexistas que todavía perviven en nuestra sociedad. Para que nos hagamos una idea, en promedio las asturianas perciben 3,60 € menos que un asturiano por hora trabajada. Una brecha, en salario bruto por hora, del 20,96% que significa que, para ganar lo mismo que los varones en una jornada laboral de 8 horas, las asturianas tendrían que haber trabajado 9 horas y 40 minutos, según datos del Instituto Asturiano de la Mujer recogidos en la Estrategia contra la Brecha Salarial del Principado 2021. Siguiendo con esta comparativa, las asturianas ganan 8.167,97 € menos al año que los asturianos.

La brecha salarial de género en el Principado es más baja en las ocupaciones de alto nivel. La diferencia aumenta cuanto menor es el nivel de empleo, de forma que, en ocupaciones de nivel bajo, las mujeres llegan a ganar 4,90€ menos por hora trabajada que los hombres.

A tiempo parcial

El trabajo a tiempo parcial está feminizado y no de forma voluntaria, prácticamente el 79% de las personas con un empleo a tiempo parcial en Asturias son mujeres. Si pudieran trabajar a tiempo completo como los varones, la brecha se reduciría casi un 50% según recoge el documento de CCOO “Por la igualdad salarial, contra la brecha salarial”.

Mamá cuida de su hijo pequeño enfermo

Margarita H. es auxiliar administrativa y forma parte de ese 14% de mujeres que ha optado voluntariamente por un contrato a tiempo parcial, en su caso para hacerse cargo de su hijo pequeño. Otras mujeres se han visto obligadas a reducir su jornada para cuidar de personas mayores o dependientes. Otro dato clarificador: entre la población que elige ‘voluntariamente’ esta jornada, las mujeres lo hacen por tema de cuidados mientas que entre los hombres el principal motivo son los estudios. ¿Hablamos de un impulso a la conciliación? No, una situación de precariedad.

Cuando la maternidad penaliza

La tasa de actividad de mujeres sin hijos se eleva al 70%, según el estudio realizado por CCOO, mientras que cuando estas tienen 3 hijos o más, la actividad cae hasta el 57%.

Papá con bebéSer madre penaliza económicamente a las mujeres trabajadoras frente a los hombres, que apenas ven afectada su carrera profesional. Mientras los sueldos de los hombres no sufren ningún impacto tras la paternidad, los de las mujeres caen un 11% en el primer año para llegar casi a un 30% diez años después. Es decir, los ingresos de las mujeres nunca vuelven a los niveles anteriores a la maternidad. Desde los sindicatos se espera que “la reforma laboral termine con el trabajo precario y disminuya esta brecha salarial entre hombres y mujeres de la que es clara consecuencia la brecha salarial”. Por eso hacen un llamamiento para “profesionalizar los cuidados desde lo público para sacar a las mujeres de sus casas” y que la brecha salarial disminuya.

Mientras los sueldos de los hombres no sufren ningún impacto tras la paternidad, los de las mujeres caen un 11% en el primer año para llegar casi a un 30% diez años después.

Complementos masculinizados

Una parte importante de esta desigualdad se genera a través de los denominados complementos salariales que van vinculados al esfuerzo físico, la penosidad, la nocturnidad, la presencialidad o la disponibilidad laboral. La brecha se debe a muchos factores, algunos son laborales, otros, vinculados a los cuidados y los roles de género. Por ejemplo, un complemento puede ser el de peligrosidad ligado a la manipulación de maquinaria -trabajo con más presencia masculina- pero en cambio Margarita I. no se explica por qué ese mismo complemento no se aplica a la manipulación y manejo de productos químicos en tareas como la limpieza, sector en el que ella trabaja. El 25% de los convenios de Asturias no tienen medidas de igualdad entre hombres y mujeres, según la investigación elaborada por la economista Carmen Castro e impulsada por la Dirección General de Igualdad.

Estrategias contra la desigualdad

Los avances legales que se han producido en España han significado dar un importante paso adelante en el tema laboral pero qué duda cabe de que no es suficiente. Nuria Varela, directora general de Igualdad recuerda que “las mujeres son las primeras en acusar las crisis, en 2008 los datos fueron rotundos. Son las primeras en ser expulsadas de sus puestos de trabajo y las últimas en recuperarlos”. Y la pandemia de la covid-19 ha azotado con desproporción a las mujeres, especialmente en la sobrecarga de cuidados. Por eso el Gobierno de Asturias, a través de la Dirección General de Igualdad, va a destinar 4.5 millones a los ayuntamientos para políticas de conciliación y corresponsabilidad. Estos fondos se enmarcan en el Plan Asturiano de Corresponsabilidad, cofinanciado por el Ministerio de Igualdad y uno de los proyectos más ambiciosos del Principado para favorecer la reconstrucción de la economía post-covid con perspectiva de género y evitar la salida de las mujeres del mercado laboral tras el impacto de la pandemia.

El pasado año, el Plan contó con un presupuesto de 5.5 millones, de los cuales 3 se transfirieron a los municipios para el desarrollo de políticas de cuidados y corresponsabilidad. Este año, los ayuntamientos recibirán 1,5 millones más y se dedicarán otros 1.100.000 euros a ayudas directas para apoyar a familias con hijos e hijas menores de 14 años en la conciliación de la vida personal y laboral.

El 25% de los convenios de Asturias, no tienen medidas de igualdad entre hombres y mujeres, según la investigación elaborada por la economista Carmen Castro e impulsada por la Dirección General de Igualdad.

Además de estas ayudas, el Principado ha puesto en marcha “dos iniciativas novedosas y bien dotadas económicamente” -en palabras de Varela- para seguir luchando contra la desigualdad: la figura de agentes delegados y delegadas de Igualdad en la empresa y el Plan Asturiano de Corresponsabilidad. En el caso de los primeros, actuarán de manera similar a los agentes laborales, harán de mediadores para que en todas las empresas los problemas de igualdad dejen de serlo. Los delegados iniciaron su actividad el pasado año, están financiados íntegramente por la Dirección General de Igualdad y este año contarán con una dotación de 174.000 €. Avanzar en la cultura de la corresponsabilidad es una de las metas que se plantea el actual Gobierno del Principado en la presente legislatura.

“Ambas medidas -recuerda Varela- persiguen tanto reducir la brecha salarial que ha bajado 5 puntos en el último año, como evitar que toda la labor de los cuidados recaiga sobre las mujeres”. Queda mucho por hacer.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí