7.6 C
Oviedo
viernes 19, abril 2024

El verano más jurásico en la Costa de los Dinosaurios

Lo más leído

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

La fascinación que ejercen los dinosaurios sobre niños y adultos confiere a la costa oriental asturiana un atractivo especial. Seguir las huellas de estos grandes reptiles se convierte en un juego didáctico y apasionante en fechas estivales.

Al litoral comprendido entre el Cabo Torres, en Gijón y la playa de Arra, en Ribadesella, se le conoce como la ‘Costa de los dinosaurios’. La presencia de huellas y restos óseos de estos animales jurásicos en los acantilados de concejos como Villaviciosa, Colunga y Ribadesella logra que cada verano sean muchos los visitantes que, ataviados con ropa y calzado adecuado, visiten los distintos afloramientos durante los periodos de bajamar. La ruta completa alcanza unos 65 kilómetros a lo largo de la costa y permite contemplar nueve yacimientos con icnitas, huellas tridáctilas de estos animales. En algunos casos, el acceso a las huellas no es sencillo y a pesar de los carteles informativos hay que permanecer atentos para diferenciarlas. Pero, igualmente, seguir las huellas de los reptiles gigantes se convierte en una atractiva aventura para toda la familia.

Seguir las huellas de los reptiles gigantes se convierte en una atractiva aventura para toda la familia.

El colofón final o, si se prefiere, la introducción al recorrido, es la visita al MUJA, el Museo del Jurásico, un equipamiento fascinante en el que es posible ver restos óseos de dinosaurios y reproducciones de estos animales a tamaño real. El museo se encuentra en un lugar privilegiado de la costa colunguesa, a 155 metros sobre el nivel del mar y su forma tridáctila, como la huella de un dinosaurio, y las réplicas de algunos de estos grandes vertebrados que hay en el exterior son el adelanto de lo que nos espera una vez dentro de la exposición.

El MUJA se considera la mejor colección de huellas de dinosaurios de Europa y siguiendo un itinerario a través de sus diferentes salas es posible conocer los inicios de la vida en la Tierra, hace unos 4.500 millones de años, y su evolución hasta el Cretácico, el último periodo del Mesozoico que abarca hasta los 66 millones de años.

Durante los principales meses de verano, julio y agosto, hay visitas guiadas a la exposición permanente todos los días, excepto los miércoles. Y si de por sí la visita a este centro jurásico es interesante en cualquier momento del año, en estas fechas la agenda de talleres infantiles y familiares lo hace más atractiva.

La forma tridáctila del MUJA y las réplicas de dinosaurios a escala real que hay en el exterior del museo son un adelanto de lo que nos espera una vez dentro de la exposición.

Los lunes y martes, y de jueves a sábado, hay tres opciones a escoger: en Tras el rastro del dinosaurio los participantes conocerán la información que nos proporcionan las huellas de los dinosaurios; los peques descubrirán cómo es el trabajo de un equipo paleontológico en Excava y descubre; y se realizarán visitas por los dinosaurios del Jardín del Museo en Del Triásico al Cretácico.

Los domingos será el turno de apuntarse a la yincana El mensaje de Richard Owen. Los miércoles, siguiendo las coordenadas, podremos localizar los fósiles escondidos en el jardín en Piensa y… ¡corre!

Y en septiembre, el público infantil podrá decorar Dinocamisetas del 1 al 3 y del 6 al 10 o participar en Excava y descubre los días 16, 17, 23, 24 y 30.

Dado el interés que suscitan la visita al museo y las actividades, con plazas limitadas, los gestores del MUJA recomiendan la adquisición de las entradas con antelación a través de la web museojurasicoasturias.com, donde se pueden consultar todos los detalles de la programación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Más del autor /a

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos