Museo del Jurásico de Asturias

0
21
Beatriz Pandiello. Coordinadora del MUJA
Beatriz Pandiello / Foto cedida por Beatriz Pandiello
[Total:0    Promedio:0/5]

En los cinco años que lleva abierto el MUJA han pasado por sus instalaciones ochocientos mil visitantes, convirtiéndolo en uno de los más valorados de la región. Las visitas guiadas, la buena sintonía con los niños y la exposición de fósiles reales son algunos de sus secretos.

El MUJA se puede visitar por libre, pero es muy recomendable seguir las explicaciones del guía, que acerca el mundo de los dinosaurios al visitante de forma amena y divertida. La visita guiada es gratuita, no hay más que preguntar el horario en la taquilla, y es la principal de una serie de actividades disponibles. Según explica Beatriz Pandiello, la Coordinadora del Muja, se trata de “plantear una forma diferente de ver el museo”.
-Los dinosaurios son especialmente atractivos para los niños. ¿Son el público objetivo de estas visitas guiadas?
-Muchas veces son los niños los que atraen al público adulto a este tipo de museos. Existe un guión previo para las visitas, pero lo adaptamos dependiendo del público que haya. Si hay niños siempre intentamos que participen, preguntarles mucho, además la mayoría de ellos vienen con la lección “aprendida”, porque ya saben mucho de este tema. Basándonos en este tipo de público surgen los talleres didácticos, que son actividades jugando con materiales como escayola o plastilina, o haciéndoles excavar en cajones de arena para que se pongan en la piel de un paleontólogo. Mezclamos esa actividad con la visita al museo.

‘Creemos que una de las cosas que más atrae al visitante es ver huellas y fósiles originales, así que es muy importante la Sala del Jurásico Asturiano, que conserva joyas de hace casi doscientos mil años’.

-Además, hay actividades puntuales repartidas a lo largo del año. ¿En qué consisten?
-Intentamos hacer todo tipo de actividades. En la cafetería programamos fiestas de “cumpleaños jurásicos”, que han tenido mucho éxito; y en determinadas fechas hacemos diferentes talleres o actividades especiales: Carnaval, Navidad, el Día Mundial del Medioambiente, el Día Internacional de los Museos. También hemos hecho un concurso escolar en el que los niños participan con dibujos y redacciones, mostrando cómo ven el museo.
En verano tenemos las Noches Jurásicas, visitas nocturnas con los guías del museo y un grupo de actores, con personajes como una paleontóloga loca, la mascota del museo, etc. Llevamos tres años haciéndolo y tiene mucho éxito, hemos tenido que ampliar días por la afluencia de gente. Intentamos que el público repita la visita, enseñarles el museo de forma diferente.
-¿Cómo reaccionan los visitantes después de la visita?
-Los comentarios son buenos. Las visitas son muy entendibles, en ellas comentamos cosas que no están expuestas o que son un poco más complicadas de entender.

‘Muchas veces son los niños los que atraen al público adulto a este tipo de museos’.

-¿Qué es lo que llama más la atención en el museo?
-Primero, que el sitio donde está ubicado tiene vistas muy bonitas a Lastres y el mar, y también a la montaña porque tenemos muy cerca el Sueve, así que el paisaje en días despejados suele llamar mucho la atención. Además el exterior se ha cuidado en estos últimos años, tenemos un jardín con plantas jurásicas, hemos hecho maquetas a escala real de los cuatro principales dinosaurios, y hay un parque infantil. Llama la atención también el edificio: la estructura forma esa huella de tres dedos, la cobertura interior es toda de madera y representa las costillas de un dinosaurio. Y creemos que una de las cosas que más atrae al visitante es ver huellas y fósiles originales, así que es muy importante la Sala del Jurásico Asturiano, que conserva joyas de hace casi doscientos mil años.
-En cinco años de visitas habrá cantidad de anécdotas.
-Hay una que solemos contar en las visitas. Una vez, al explicar la parada nupcial de dos tiranosaurios, nos hizo mucha gracia un niño que dijo: “ah, claro, están practicando el uso del matrimonio”. Los niños suelen ser los que tienen más anécdotas, escuchan todo, todo les llama la atención: cuando les contamos que los dinosaurios tenían plumas, porque eso no lo han visto en el cine, cuando decimos lo que come un dinosaurio, etc. Como nos basamos en la teoría de que el dinosaurio evolucionó a las aves, jugamos con que si comen pollo se comen un dinosaurio…

¿Cómo es una visita al MUJA?Los dinosaurios habitaron la tierra en tres grandes periodos, representados en las tres salas principales del museo: cada sala es un dedo de la gran huella que es la cubierta del edificio.
En el Triásico se cuenta el origen de estos animales, se explica la diferencia entre reptiles dinosaurios y no dinosaurios y se muestra a los principales paleontólogos, desde el siglo XIX hasta nuestros días. Todas las salas tienen una escena central, con un esqueleto a escala real del dinosaurio más característico de ese periodo, en este caso es el Plateosaurio, el más antiguo encontrado en Europa.
La segunda sala está dedicada al Jurásico. Se
Interior del Museo del Jurásico de Asturias en Colunga
Museo del Jurásico de Asturias / Foto: Juanjo Arrojo
muestra el yacimiento de la Playa de La Griega, muy cercano al museo, donde han aparecido huellas que se cuentan entre las más grandes del mundo. Tras aprender las diferentes familias de dinosaurios, se puede ver al Camarasaurio que preside la sala. Era una especie muy habitual en Asturias, mide unos diecisiete metros desde la cabeza hasta la cola, y pesaría alrededor de veinte toneladas.
El tercer “dedo” es el Cretácico, y se dedica a la reproducción y desaparición de los dinosaurios, explicando cómo se cree que una de las ramas de los dinosaurios evolucionó hasta las aves que hoy conocemos. La escena central, la más importante del museo, muestra a dos Tyranosaurios Rex apareándose. Por último, se muestran las causas de la extinción de los dinosaurios.
Incluida en la estructura general está la sala del Jurásico Asturiano, donde se pueden ver las piezas originales del museo, tanto huellas de diferentes especies como fósiles esqueléticos. “Una de las características de este museo es que está vivo. El equipo científico se traslada a los acantilados donde siguen apareciendo restos, y en los almacenes ya tenemos material que se podrá exponer en un futuro”, afirma la Coordinadora del Museo. §

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí