Leyenda del Castiel.lu de Alesga

0
143
El Castiel.lu de Alesga
Imagen cedida por Alberto Álvarez Peña
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Las ruinas de esta fortificación se sitúan en San Salvador, en el conceyu de Teberga/Teverga. Aunque los restos actuales son de cronología medieval podría tratarse, en origen, de una torre romana de control del Valle de San Pedru, a juzgar por algunos hallazgos en sus inmediaciones, tales como algunos pendientes de bronce en forma de media luna (tomados tradicionalmente como argollas que llevaban los míticos moros en las narices) o un as de bronce de los tiempos de Tiberio (14-37 de nuestra época) acuñado en Calagurris. Esta moneda presenta la particularidad de estar perdida. Fue un método de pago a las tropas romanas cuando la moneda estaba devaluada.

Pero para la imaginación popular las ruinas del Castiel.lu de Alesga fueron obra de los antiguos moros que bajaban por un túnel subterráneo al río para dar de beber a sus caballos. Esta leyenda podría sustentarse en los restos de un aljibe que suministraba agua a la fortaleza.

También se decía que un vecino había encontrado “una cama” de oro, así mismo se habla del hallazgo de una olla llena de oro molido. El Castiel.lu de Alesga es un lugar recurrente en las gacetas, antiguos manuscritos donde se hablaba de tesoros ocultos dejados por los míticos moros.

En el Práu de San Andrés, próximo a la fortaleza, hacia los años setenta se encontraron tumbas adosadas a la capilla allí ubicada. Los huesos se deshacían en contacto con el aire.

En los alrededores de la fortaleza de Alesga también se encontraron monedas de Felipe III, lo que da idea de su continuidad en el tiempo. Perteneció a la Casa de Los Miranda, más tarde al Obispado de Uviéu, hacia 1377. En tiempos de Felipe II este castillo roquero comenzó su declive hasta derivar en ruina.

En el pueblo de San Salvador también se habla de una virgen de oro enterrada bajo un hórreo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí