Las capillas del Monsacro, la última visita

Imprimir E-mail
(1 Voto)
Escrito por Fusión Asturias   
Miércoles, 01 de Junio de 2016 12:28
Las capillas del Monsacro, la última visita 5.0 out of 5 based on 1 votes.
Antes de estar guardada en la Catedral de Oviedo, el Arca Santa se ocultó en el cercano concejo de Morcín, para proteger las reliquias de la invasión musulmana. El camino entre las conocidas capillas del Monsacro y la catedral ovetense es hoy un discreto camino de peregrinación, muy poco transitado, que se busca recuperar como patrimonio cultural y deportivo. Capilla del Monsacro
Siglo VIII. El avance de las tropas musulmanas hace que las reliquias sean sacadas a toda prisa de Toledo, mientras se les busca un lugar seguro. Éste resulta ser un pequeño enclave en la falda del Monsacro, una mole rocosa de poco más de mil metros, que los vecinos del concejo llaman familiarmente la Magdalena.
Allí se cree que estuvo el Arca Santa hasta que, una vez pasado el peligro, Alfonso II el Casto la trasladó hasta Oviedo, donde hoy es objeto de culto. Esta ruta original de las reliquias es la que ahora busca recuperar un proyecto del Ayuntamiento de Morcín, junto con el Arzobispado ovetense.
No es que sea una idea insólita: durante los primeros siglos de peregrinación a Oviedo, muchos romeros incluían Morcín en su ruta, motivo por el que se asentaron las dos capillas que hoy forman parte del paisaje, marcado también por un pequeño lago y unas excelentes vistas de la Asturias central. La primera de las ermitas es la de Santiago o capilla de Arriba. La planta principal -con un ábside añadido- es octogonal; una estructura que se cree de origen templario, una orden muy ligada al Camino de Santiago. Un siglo más tarde, en el XII, se construyó la capilla de la Magdalena para dedicarla al culto.
Hoy en día las capillas del Monsacro son uno de los lugares más visitados del concejo (toda la montaña es muy popular entre montañeros y corredores, por sus posibilidades deportivas), y son además escenario de una peregrinación en honor a Santiago que se celebra el mes de julio. Llegar aquí no es complicado, aunque sí implica una subida empinada en el tramo final.
Recuperar la ruta original de las reliquias -unos trece kilómetros de escasa dificultad- da la oportunidad de conectar con el Camino de una forma más íntima, rescatando la esencia de los peregrinos originales al recorrer un itinerario nada masificado. Un Camino aún por descubrir.

Pinche aquí para ver más artículos sobre este reportajescroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p