Muros de Nalón. Hay que probarlo

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Lunes, 04 de Abril de 2011 08:50
Turismo cultural, deportivo y gastronómico se dan la mano en este concejo. La senda costera es una buena excusa para recorrer sus espectaculares paisajes. Las Jornadas del Pixín en el mes de abril, el complemento perfecto para la visita a este bello concejo.

Plaza del Marqués de MurosLa senda costera del concejo atraviesa los cinco kilómetros que separan la playa de Aguilar del puerto de San Esteban. Se recorren fácilmente y sin esfuerzo; un paseo relajado en el que lo más recomendable es tomarlo con calma y parar cada poco para disfrutar de las hermosas vistas. Para ello se han habilitado varios miradores, como los Glayos, Miradoiro, el Mirador de la Atalaya o el del Espíritu Santo, que ofrecen estampas memorables. Una vez en San Esteban, vale la pena tomar un baño en las únicas piscinas de agua salada de la región, que han sido recientemente acondicionadas. Y tampoco se puede dejar pasar una visita al puerto, que guarda restos de la actividad minera de la zona, y que se ha musealizado gracias a un Centro de Interpretación. De esta manera se puede conocer la evolución de la actividad económica del lugar, poniendo especial énfasis en la importancia del Ferrocarril Vasco Asturiano.
La senda costera atraviesa los cinco kilómetros que separan la playa de Aguilar del puerto de San Esteban.La costa ofrece la posibilidad de practicar distintos deportes, como el surf, el buceo o la pesca, pero por el interior también se encuentran lugares visitables y verdes paisajes que animan a coger la bici para recorrerlos, o plantear una ruta a pie o en coche.
Por supuesto, hay que visitar Muros, la capital del concejo, que guarda pequeñas joyas arquitectónicas como el Palacio de Valdecarzana o la Plaza del Marqués de Muros, declarada de Interés Artístico. El típico barrio de La Pumariega conserva varias casas construidas por cubanos y emigrantes retornados, entre las que destaca la Casa Museo del Pintor Tomás García Sampedro.
Para reponer fuerzas, la gastronomía local pone sobre la mesa lo mejor del río y el mar: las angulas, abundantes en la desembocadura del Nalón, son uno de los platos estrella, así como el rape o pixín, que este mes cuenta con unas jornadas gastronómicas de renombre. Pero también se puede probar bonito del norte, merluza de pincho, lubina, besugo, oricios, nécoras, centollos... el mar es generoso, y los hosteleros de la zona saben aprovechar una buena materia prima, preparando con maestría deliciosas especialidades o los platos más típicos de la cocina asturiana, como la fabada o las fabes con almejas. Una comida en Muros de Nalón siempre es memorable, y permite recordar la estancia en el concejo con un buen sabor de boca.

Bajo Nalón: Una comarca para visitar

Muros se encuentra dentro de la Comarca del Bajo Nalón, que agrupa también a los concejos de Pravia y Soto del Barco. El Nalón da nombre y carácter al lugar, con una ría declarada como Lugar de Interés Comunitario y un río que configura la mayor cuenca hidrográfica del Norte. La riqueza ambiental de la zona se nota en su capacidad para atraer a distintas poblaciones, que han crecido a la ribera del agua: por todo el territorio pueden encontrarse restos del paleolítico y la Edad de Bronce, además de importantes muestras de edificaciones medievales, como la Iglesia prerrománica de Santianes o el Palacio de Valdecarzana y Vallehermoso.
El potencial de la Comarca del Bajo Nalón es mucho, y se ha hecho un esfuerzo para ofrecer diferentes alternativas para hacer las visitas sencillas y atractivas. Para comenzar, en Soto del Barco está el Centro de Interpretación de la Ría del Nalón, conocido como la Puerta del Mar, que desvela las principales características medioambientales de la Ría. El Museo Prerrománico de Santianes alberga una colección de piezas halladas en la zona, y explica las claves para comprender mejor una época que ha dejado importantes vestigios. Muy cerca se encuentra el Rincón de las Aves, un pequeño museo zoológico dedicado a aves de todo el mundo, poniendo especial interés en las autóctonas. Para conocer cómo vivían nuestros antepasados más recientes, el Aula Museo “Alberto Martínez” recrea una antigua escuela en el Valle de Arango. En Cañedo se encuentra uno de los últimos molinos de agua en funcionamiento de Asturias. Por último, y para tomar con calma, el Centro de Interpretación del Puerto de San Esteban es el punto de partida para una serie de rutas temáticas sobre el puerto y su importancia en la economía y la cultura de la zona.
La visita a cualquiera de estos centros es más que recomendable pero, con o sin ruta prefijada, una estancia en la Comarca del Bajo Nalón tiene atractivos suficientes para hacer que sea inolvidable... y que siempre queden ganas de volver.
Pinche aquí para ver más reportajes de este concejoscroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p