Tres buenas razones para recordar Castropol

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 26 de Septiembre de 2017 12:47
La ubicación privilegiada del concejo de Castropol abrazando la ría del Eo al mismo tiempo que disfruta de la rasa costera, consigue que este paisaje nunca pase desapercibido. Si además el concejo ofrece otras poderosas razones, la visita se transforma en una agradable obligación.
Cascada del Cioyo. Castropol
Cualquier época del año es buena para conocer un concejo como Castropol, el término municipal que ocupa el extremo más occidental del Principado de Asturias. Tan solo el marco natural de la ría del que disfrutan parte de estas tierras ya despierta el suficiente interés entre visitantes. Y no solo para disfrutar de esta reserva natural de forma contemplativa, pues su condición de navegable invita a que sobre sus aguas proliferen todo tipo de actividades como el remo, la vela, o el esquí acuático, entre otros. Sus condiciones geográficas y sus recursos naturales aportan ingredientes de cuya suma resulta una fórmula exitosa. He aquí tres de los más reseñables, un trío que resalta aspectos muy diferentes del concejo pero todos ellos interesantes.

El Cioyo, aguas mágicas

Una de las razones que hacen inolvidable el concejo es un rincón todavía muy desconocido a pesar del gran potencial turístico que posee: la cascada del Cioyo. En este punto de la geografía castropolense, la naturaleza ha dado rienda suelta a su imaginación modelando unos saltos de agua que merece la pena conocer. Es el lugar ideal para disfrutar de una jornada en un entorno natural dominado por el bosque y los sonidos del agua. Actualmente se puede llegar hasta este lugar través de una ruta de tres kilómetros, cuya dificultad media es posible recorrer en una o dos horas de caminata y afrontando un desnivel de 160 m.
Pero como muchos de los tesoros que guarda esta tierra, para llegar hasta él hay que profundizar en la geografía del concejo, adentrándose en la zona sur a través de sus carreteras local. El lugar de referencia es la aldea de Penzol y poco después el Campo de Couselo, en cuyas proximidades se encuentran las antiguas escuelas de Añides y donde habrá que estacionar el coche. Desde aquí parte un sendero que conduce a las cascadas que alimenta el río Porcía, y que sin lugar a dudas es refugio de xanas y trasgus que gustan de lugares mágicos y poco frecuentados.

Rally Castropol

Una cita a cuatro ruedas

Castropol organiza el rallysprint más antiguo de Asturias. El concejo tiene tramos con muy buenas condiciones para disfrutar del rugido de los motores y la pericia de sus pilotos, y de ahí que este evento sea uno de los más destacados del calendario anual del concejo. La próxima edición será la número doce y la prueba tendrá lugar el día 8 de octubre en el trazado que inauguró esta competición en sus inicios y que años más tarde se recuperó. "El rally discurre por el tramo Tol – Presno, con una longitud de doce kilómetros -explica Rubén Alvarez, actual presidente de la escudería organizadora-. Es un circuito que gusta a muchos pilotos porque es divertido y todos los coches pueden ser competitivos en él. El piloto que tenga valor aquí hace un buen tiempo". Las curvas castropolenses reservan muchas emociones y cuentan con un público incondicional que aunque llueva o haga frío no se pierde el espectáculo. A los visitantes que acuden a verlo hay que sumar la gran afición existente en el concejo y que también se deja ver a la hora de encontrar patrocinadores y colaboradores. El presidente de la Escudería Motor Club del Eo ratifica este dato, "aquí llames a quien llames siempre encuentras apoyo, empezando por el propio Ayuntamiento que nos facilita todo lo que necesitemos".
Y asistencia tampoco le falta. En la pasada edición fueron cuarenta y nueve los coches participantes y este año es muy posible que se supere esta cifra dado el interés que suscita la prueba. En 2016 el rally fue decisorio para el campeonato regional, y este año podría también tener una gran influencia dado lo apretado de la clasificación general. Por lo pronto, el segundo fin de semana de octubre es toda una fiesta del motor que comienza el viernes con las verificaciones en el muelle de Castropol y que supone todo un impulso para la red hostelera local. Álvarez añade que "con cada piloto y copiloto vienen mecánicos y familiares y durante dos días se alojan en el concejo".

El presentador de RTPA, Cristian González, en la pasada edición del Festival, en una actividad infantil

El producto de la ostra

La tercera razón para acercarse al concejo está relacionada con su gastronomía. Las aguas de la ría permiten el cultivo de un producto muy apreciado dentro y fuera del concejo, que con el tiempo se ha convertido en un referente local: la ostra del Eo. Son varias las ocasiones en las que es posible degustar este manjar tan apreciado, aunque sin duda hay una fecha señalada en la que se convierte en protagonista indiscutible. Se trata del Festival 'Somos la Ostra' que tiene lugar en el mes de mayo y que edición tras edición sigue creciendo en participación. En el último, se vendieron alrededor de 12.000 moluscos y durante cuatro días se sucedió una programación tan variada como interesante, con homenaje a mariscadoras, exposiciones, espectáculos músicales, concursos y por supuesto degustación de ostras preparadas de diversas formas. La edición de este año,que se prevé del 28 de abril al 1 de mayo, no espera ser menos y ya prepara un calendario festivo y gastronómico que sin duda atraerá a muchos visitantes al concejo.
Antes de que llegue este evento es posible ir calentando motores, culinariamente hablando, participando en las Jornadas de los langostinos y navajas que organiza en Semana Santa el Club de Mar de Castropol. Son días para la excelencia gastronómica.

Un apunte sobre el concejoSolo las aguas del Eo separan Castropol de la comunidad gallega. Esta cercanía se aprecia en el habla local, 'la fala' también conocida como eonaviego o gallego-asturiano, la lengua que comparte con otros concejos del occidente de Asturias.
La capital del concejo, la villa de Castropol, domina la vista sobre la ría encaramada en un montículo a modo de península. Su casco histórico, declarado de Interés Cultural, alude a un glorioso pasado en el cual florecían los palacetes y casonas de indianos. Es innegable que el paso del tiempo arrebató dinamismo a una villa que hoy se muestra más tranquila pero que permanece irresistiblemente acogedora, como sus gentes.
A tan solo seis kilómetros y también inmerso en las aguas de la ría está el núcleo marinero de Figueras. En realidad este bonito pueblo de pescadores es el de mayor población del concejo, y aún así sigue siendo un pequeño núcleo ubicado en la ensenada de La Linera. El puerto con los astilleros y el palacio de los Pardo-Donlebún, que sobresale desde lo alto entre el resto de edificaciones, son los rasgos más señeros de esta localidad de gran atractivo turístico.


Pinche aquí para ver más reportajes de este concejoscroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p