Grado. Camino de Santiago, mucho más que andar

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 30 de Enero de 2018 11:32
Los números no paran de crecer y hay días en los que los albergues cuelgan el cartel de completo, obligando al peregrino a buscar otras alternativas para pernoctar. El Camino Primitivo gana seguidores cada año. Por esplendor paisajístico, riqueza etnográfica, historia, gastronomía, monumentos artísticos y naturales, son miles los visitantes que eligen este recorrido por el interior donde cada paso está lleno de sorpresas. Grado es la primera parada del Camino Primitivo.

Vista desde el Albergue de Peregrinos de VillapañadaPara algunos este año puede ser su primera vez, otros decidirán repetir la experiencia porque con independencia de que uno sea más o menos creyente, o sencillamente no lo sea, el Camino tiene algo especial que engancha al caminante.
El Camino Primitivo parte de la Catedral de Oviedo y en la primera etapa recorre varios concejos hasta llegar al de Grado a través del puente de Peñaflor. Cerca se encuentra la iglesia parroquial de San Juan, un buen lugar para descansar bajo su pórtico y también para disfrutar de las vistas que desde aquí se pueden contemplar. Tras cruzar la vía férrea encontramos una pista que nos llevará a través de unas fértiles vegas regadas por los ríos Cubia y Nalón hasta la villa de Grado, nuestra segunda parada. Aquí además de un albergue municipal para dieciséis personas y todo tipo de servicios, se encuentra un casco antiguo considerado Bien de Interés Cultural, digno de visitar. Después de un recorrido por la villa moscona nos encaminamos a través de la calle Cimadevilla hacia la N-634 que nos lleva hasta el famoso barrio de la Cruz donde tomaremos el desvío hacia Acevedo. Desde aquí hasta llegar a San Juan de Villapañada habremos de superar un desnivel de unos 245 metros y nos iremos encontrando con pequeños grupos de casas, La Quinta, El Cascayal, El Valle, La Reguera. En San Juan de Villapañada no hay bares ni tiendas, solo este albergue municipal al final de la aldea con capacidad para veintidós personas. Para el que no haya comprado antes algo para comer, aquí encontrará una máquina expendedora de comida con productos de primera necesidad. A pesar de esta falta de servicios complementarios, el albergue tiene un alto nivel de ocupación. Mucha culpa de ello la tiene Domingo Ugarte, el hospitalero que está a cargo de este lugar que viene cada día desde Grado a recibir a los peregrinos, ayudarles en lo que pueda, charlar con ellos, cuidar su estancia o hacerles compañía, todo ello de manera altruista. Tal es su capacidad de entrega y su carisma que se ha hecho popular entre los peregrinos y también en las redes sociales donde todos reconocen su labor y su humanidad.
Otro dato curioso es que el albergue cuenta con una Biblioteca del Peregrino donde aquellos que pernocten en el lugar pueden acceder a una selección de libros visuales, muy divulgativos sobre Asturias y Grado que pueden ser leídos u ojeados en una sola noche. El objetivo es que los peregrinos además de disfrutar de la lectura lo hagan de los paisajes y patrimonio del concejo moscón.

Joyas en el Camino
Además del Palacio de Miranda o de Valdecarzana, la Capilla de Los Dolores, Fuente de Arriba o el Crucero que podemos encontrar repartidos en la villa de Grado, hay otras joyas en este tramo del Camino que captan la atención del caminante y susurran al oído parte de la historia de este lugar.
Santuario de la Virgen del FresnoEl Puente de Peñaflor del siglo XII, lugar estratégico y escenario de varias contiendas, reconstruido y ampliado en varias ocasiones que cuenta con cinco arcos diferentes de sillar. La iglesia parroquial de San Juan de Peñaflor de estilo románico rural que tuvo derecho a asilo y probablemente relación con el hospital de peregrinos de la localidad. Aunque fue reconstruida varias veces, conserva todavía elementos y proporciones de su estructura original.
La iglesia de San Juan de Villapañada, templo que en su día perteneció a la Orden de Malta -orden fundada en 1108 y que tenía entre sus objetivos principales la atención al peregrino- que funcionó hasta casi el siglo XIX con un hospital de peregrinos. Hoy la acogida hospitalaria se renueva con el albergue ubicado en la parte trasera.
Muy próximo a este lugar, en la parroquia de El Fresno se encuentra el Santuario de Nuestra Señora del Fresno de estilo barroco popular. Una de las más bellas atalayas para divisar las cuencas de los ríos Cubia y Narcea. Un lugar que desde antiguo ha despertado gran devoción popular y donde a finales de septiembre se organiza en honor a San Miguel una gran romería que atrae a numeroso público.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejoscroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p