Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 338 invitados conectado(s)

Club de Guisanderas de Asturias. Las grandes de la cocina asturiana

Imprimir E-mail
(2 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 04 de Diciembre de 2012 12:30
Club de Guisanderas de Asturias. Las grandes de la cocina asturiana 5.0 out of 5 based on 2 votes.
Son treinta y siete mujeres, la mayoría asturianas, que dan vida a los fogones de afamados restaurantes. Son profesionales del sector y a la vez amantes de una cocina tradicional de la que se declaran seguidoras.

Club de Guisanderas de Asturias.
A pesar de que sus componentes se encuentran distribuidas a lo largo de la geografía asturiana, el colectivo Guisanderas de Asturias no pierde fuerza, sino más bien lo contrario. La distancia no hace mella en una asociación que basa su trabajo en el interés por la cocina tradicional, sazonada con grandes dosis de cariño y amistad.
Para ser reconocida como guisandera hay que tener ante todo un gran amor por la profesión, y sobre todo por las recetas de siempre, las que preparaban las abuelas y se transmitían de madre a hija. Por eso el gremio de Guisanderas de Asturias ha demostrado con creces su labor por salvaguardar recetas y platos olvidados de la gastronomía asturiana. Fruto de ellos son las dos publicaciones que se encuentran en el mercado: La Cocina Legendaria del Club de Guisanderas, y la Guía del Club de Guisanderas. Además, el colectivo ha sido fiel embajador de la cultura asturiana en numerosas ocasiones, representando a la región en diferentes congresos de gastronomía por toda España.
"El gremio de Guisanderas de Asturias ha demostrado con creces su interés por salvaguardar recetas y platos olvidados de la gastronomía asturiana".
Entre las actividades más esperadas hay una que se repite puntualmente todos los años: la entrega del máximo galardón que otorga el Club, la Guisandera de Oro, que en el pasado mes de junio se concedió a doña Ymelda Moreno de Arteaga, Marquesa de Poza, y reconocida crítica gastronómica con un amplio currículum: escritora gastronómica, preside la Cofradía de la Buena Mesa de España, es coordinadora gastronómica de la Guía Repsol y directiva de la Real Academia de Gastronomía. Amada Álvarez Pico, presidenta del Club de Guisanderas fue la encargada de otorgar el galardón tras la habitual cena de Hermandad del Club que tuvo lugar en el restaurante La Costana, en Siero. En el trancurso del acto se dio también la bienvenida al Club de Guisanderas a dos nuevas integrantes: Lola Sánchez de la Sidrería Yumay (Villalegre, Avilés) y Ramona Ménendez, de Casa Belarmino (Manzaneda, Gozón).
Entre los premios y reconocimientos que acaparan las componentes del Club, bien de forma colectiva o a título individual, hay que mencionar los Premios Nacionales de Gastronomía "Plato de Oro" del año 2011 y que fueron concedidos en el pasado mes de enero al Restaurante Eutimio, a la sidrería Yumay y al restaurante La Ribera de Luanco.
Digno también de mención es el reconocimiento del Centro Asturiano de Madrid al Club de Guisanderas, otorgando el Urogallo de bronce en la categoría de gastronomía. Amada Álvarez Pico, presidenta del Club, fue la encargada de recogerlo en el acto que tuvo lugar el pasado mes de agosto en el recinto de la Feria Internacional de Muestras de Gijón.

Ymelda Moreno de Arteaga. Guisandera de Oro"Me ha hecho mucha ilusión recibir este nombramiento. El año pasado vine a Asturias invitada por la la Cofradía del Colesterol y tuve ocasión de conocer el Club de las Guisanderas. Me parece estupendo el trabajo que hacen porque la cocina de siempre, la del guiso a fuego lento, ha vuelto a revalorizarse y apreciarse. Los primeros sabores que se tienen son los guisos hechos con el amor de la guisandera, y son los sabores de la infancia, los que acaban volviéndole a uno a modo de comparación a lo largo de la vida".

Nuevas guisanderasLola Sánchez Hernández. Sidrería Yumay
Hace ya muchos 25 años que dejó su Murcia natal para instalarse en Asturias. Al lado de su suegra Esther y sus cuñadas Esther y Mari Luz, Lola ha ido recorriendo un completo camino en la gastronomía asturiana hasta convertirse en toda una experta. Ahora, en la sidrería que regenta en Villalegre (Avilés), combina lo propio de la región con algún guiño a la cocina mediterránea, con especialidades como las parrilladas de pescado y marisco o el arroz 'ciego'.
El 2012 ha sido un buen año para esta cocinera, que ingresó en el Club de Guisanderas de Asturias y recibió el Gran Collar de Maitre Rotisseur, el título de maestra asadora que otorga la organización la Chaîne des Rotisseurs, considerada la más antigua del mundo de maestros asadores. Entre las buenas noticias se encuentra también la inclusión de su restaurante, la sidrería Yumay, en la guía Repsol, y la obtención del Premio Nacional "Plato de Oro" de Radio-Turismo.
La nueva guisandera reconoce estar "muy orgullosa de serlo porque es un Club con mucho arraigo" y junto con otras guisanderas ha participado recientemente en la primera edición de "Portugal se mostra", un festival monográfico sobre cultura portuguesa organizado por el restaurador avilesino Koldo Miranda.

Ramona Menéndez Cuervo. Casa Belarmino
La cocina tradicional no tiene secretos para la recién nombrada guisandera. Nieta de hosteleros, Ramona Menéndez es continuadora de una cocina de antaño, la de la fariñona y el café de pota.
Para conocer a esta guisandera hay que visitar Casa Belarmino, en Manzaneda (Gozón) el típico bar-tienda asturiano que empezó su actividad en el año 30, y que durante 50 años fue también casa de comidas. Años más tarde, y gracias a la iniciativa de Ramona y su marido Justo, Casa Belarmino vuelve a recuperar su legendaria función de casa de comidas sin perder su esencia de chigre-tienda. Para ello, ambos han cuidado todos los detalles, realzando elementos característicos del local como el reloj de pared y la bombonera de principios del siglo XX.
Ramona, tras conseguir el Premio Nacional el "Plato de Oro", cierra así una etapa de su vida en el restaurante La Ribera de Luanco para dedicarse por entero a la cocina tradicional que aprendió de su madre, en un lugar del que guarda muy buenos recuerdos. "Ella siempre fue partidaria de la cocina lenta, de carbón y es lo que me ha enseñado". La trayectoria profesional de Ramona se ha ampliado este año con la pertenencia al Club de Guisanderas, un colectivo en el que reconoce "un buen feeling".
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p