Educando en futuro

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Viernes, 29 de Abril de 2016 12:21
Hacer de la educación un espacio común en el que los alumnos, como personajes protagonistas, se desarrollen tanto a nivel educativo como en el plano personal y social. Este es el objetivo que persigue el proyecto que está llevando a cabo desde hace unos años el IES Elisa y Luis Villamil de Vegadeo.
Javier Santos cabecera Javier Santos, Director del IES Elisa y Luis Villamil de Vegadeo
Javier Santos, Director del Centro, está al frente de esta iniciativa que ya lleva varios años de trayectoria. Aunque no es un proyecto sencillo, ya que abarca muchos campos y son muchos los frentes que hay que atender, los resultados y los reconocimientos obtenidos justifican el esfuerzo y la dedicación invertida.

-¿En qué consiste el proyecto que estáis llevando a cabo en el Instituto?
-El proyecto educativo se sustenta en tres pilares: el didáctico, el de la convivencia y el de la relación con el entorno. En base a estas tres líneas organizamos todo.
En relación con la metodología estamos participando en el Contrato Programa, un proyecto de la Consejería para mejorar el rendimiento académico, dentro del cual hay un desarrollo importante de todos los aspectos relacionados con la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje. En el centro hay grupos de formación del profesorado que trabajan en algunos de estos aspectos. Se ha desarrollado mucho todo lo que tiene que ver con las competencias básicas, una de las innovaciones más destacadas del sistema educativo, siendo una línea de trabajo bastante avanzada. La intención sería poder coordinar el trabajo en las diferentes materias con objeto de personalizar la atención educativa en función de las características personales y específicas del alumnado. Estamos en un proceso bastante importante en ese sentido.
"Se trata de buscar fórmulas para que el alumnado tenga un espacio en el que obtenga un reconocimiento social"
-¿Sobre qué tipo de actividades se levanta el pilar de la convivencia?
-Tenemos un proyecto desde hace unos siete u ocho años, que se basa en hacer partícipe al alumno de todo aquello en lo que pueda implicarse. En el centro hay un equipo de convivencia que se encarga de gestionar todos los incumplimientos de las normas. Cuando se pone una corrección educativa, normalmente la competencia la tiene el director y el jefe de estudios. En nuestro caso existe un equipo de convivencia formado por alumnos, profesorado y tutores que son los que revisan los incumplimientos y las normas. Ellos hacen una propuesta de corrección lo más objetiva posible y esa propuesta es la que firma el jefe de estudios o el director. Cada incumplimiento está revisado por unas ocho o diez personas entre las que está el alumnado, con lo cual son en buena medida ellos mismos los que deciden qué correcciones educativas se aplican. Y lo más importante es que el objetivo de las correcciones no es castigar sino analizar qué causa ha provocado ese incumplimiento y cómo podríamos atender esos factores para modificarlos. También tenemos un plan de convivencia con un sistema muy dúctil y flexible de normas que cada dos años se revisa por parte del profesorado, el alumnado y las familias. Se hacen propuestas de cambio que pasan un proceso de consenso y negociación entre los implicados.
-Dentro del proyecto se contemplan también acciones para embellecer el entorno...
-La idea es que un entorno agradable favorece las relaciones sociales no violentas, con lo cual hay una línea de acción que revisa el entorno en el que está el centro y trata de embellecer los espacios, y hemos visto que en algunos aspectos se ha mejorado mucho. Por otra parte hay que tener en cuenta que hay alumnos cuyos intereses no coinciden con lo que les ofrece la educación institucionalizada y ahí surgen actitudes rebeldes. Todo el mundo quiere que se le reconozcan sus cualidades y si la Administración te da el camino que se ajusta a tus capacidades es muy fácil, pero si no es así, hay que crearlo. Se trata de buscar fórmulas para que todo el alumnado tenga un espacio en el que obtenga un reconocimiento social, con lo que su respuesta contraria a las normas se reduce. Esto es bastante complicado porque no es fácil encontrar un camino para un alumno que tiene unas circunstancias difíciles de encauzar.
Alumnos del IES Elisa y Luis Villamil (Vegadeo) con Vicente del Bosque / Foto:
-¿En qué se basa la parte de la relación con el entorno?
-La educación no termina ni en el espacio ni en el tiempo escolar, y tratamos de elaborar acciones consensuadas por el mayor número posible de instituciones y entidades del entorno en relación con unos objetivos educativos comunes compartidos. Hay dos acciones muy claras: una sería el proyecto de actividades extraescolares y otra es lo que llamamos el Proyecto Educativo de Comarca, acciones muy concretas que realiza el Instituto en colaboración con entidades de la comarca, ayuntamientos, asociaciones, servicios de salud, etc. Aquí es donde encaja el Foro Comunicación Escuela como una parte de actividades extraescolares, ofreciendo posibilidades a nuestro alumnado para poder ponerse en contacto con realidades diversas que difícilmente serían accesibles en un espacio como el que nos movemos nosotros. Este año será la octava edición y cuenta con entidades que patrocinan actividades y que nos ponen en contacto con personalidades importantes del mundo de la cultura, del deporte, de la comunicación. Tenemos también un Festival de Teatro que va por la decimoctava edición. Y el Proyecto Educativo de Comarca se centra actualmente en la promoción de la igualdad y el fomento de la participación de la adolescencia en la vida municipal.
-Es un programa muy completo, ¿se están obteniendo resultados positivos?
-Todo sería imposible sin el compromiso del profesorado y sin la buena relación que tenemos con los ayuntamientos de la zona. Lo que ocurre es que hay tantas acciones que da la sensación de que no nos da tiempo a profundizar como sería lo correcto. Buscamos que cada alumno saque lo mejor de sí mismo en el campo para el que esté dotado, pero esto se tiene que hacer en todos los espacios y tiene que colaborar todo el mundo.
Los resultados académicos son bastante buenos. Termina titulando la ESO en torno al 90% del alumnado y luego continúan estudios (Bachillerato y Ciclos Formativos) un porcentaje muy alto. Los resultados en la PAU son aproximadamente del 98% de aprobados. En el apartado de la convivencia, solo el 2 ó 3% del alumnado no presenta una respuesta positiva. Aunque hay veces que tenemos la sensación de que fracasamos, cuando hablamos con los Servicios Sociales sobre algunos alumnos concretos, nos dicen que perciben un cambio en ellos muy significativo. Nosotros queremos que aprueben, cuando lo realmente importante es la situación con su entorno más inmediato y, a partir de ahí, construir una vida académica. Los resultados no son sencillos y hay percepciones diversas dentro del profesorado en algunos campos, pero hay un consenso amplio sobre los aspectos fundamentales de nuestro proyecto y estamos contentos con la línea que estamos siguiendo.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejoscroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p