Polígono Industrial de Asipo (Llanera). Asipo, uno de los veteranos.

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Lunes, 02 de Marzo de 2015 14:24

El peso industrial del concejo de Llanera es innegable, y uno de los pilares sobre los que descansa es el Polígono de Asipo.

Tras navegar en los años más duros de la crisis, esta zona empresarial afronta 2015 con buenas perspectivas, buen nivel de actividad y concentra sus esfuerzos, si no en crecer, sí en realizar un esmerado mantenimiento del nivel de calidad de las instalaciones, a la espera de que la ansiada recuperación comience a dar frutos.
Polígono Industrial de Asipo (Llanera)
Es uno de los veteranos. Es necesario recordar los orígenes de Asipo porque el dato arroja visión sobre la capacidad de evolución de este polígono industrial, que ha pasado por distintas coyunturas económicas desde su creación en el año 1968. Entonces, un grupo de empresarios constituyeron en Oviedo la Asociación de Industriales de la provincia de Oviedo (Asipo). Se quería construir una zona industrial ubicada fuera del casco urbano de esta ciudad, aunque con cercanía suficiente para acortar desplazamientos y facilitar gestiones. Con este planteamiento se ponía solución a uno de los problemas que estaban empezando a surgir con el crecimiento de las ciudades, y era la difícil convivencia de actividades cuando el tejido industrial se mezclaba con el tejido urbano. En un momento en el que las fábricas y talleres necesitaban espacio para crecer, el ofrecimiento de los terrenos de la compañía Unión Explosivos Río Tinto SA en el concejo de Llanera fue una solución aplaudida por los empresarios. En ese momento comienza el crecimiento de Asipo.
El polígono nació de la iniciativa privada y así ha ido gestionándose hasta el día de hoy, nutriéndose de las cuotas de los asociados, empresarios propietarios de las parcelas y que desarrollan aquí su proyecto económico. No cuenta por tanto con aportaciones públicas, vía subvención, ni de entidades locales ni regionales. Al no estar recepcionado por la administración, todos los servicios y el mantenimiento de las instalaciones las gestiona la asociación de empresarios.

La confluencia de pequeños y medianos empresarios ha impulsado una zona industrial de gran trascendencia para el área central asturiana, con cifras de facturación globales muy importantes en los sectores comerciales e industriales representados. La ubicación ha ayudado, inevitablemente. La cercanía a Oviedo es un tanto a favor, como lo es la facilidad para acceder a la red central de comunicaciones por autovía con las principales ciudades asturianas. El transporte público que comparten las zonas industriales de Asipo, Silvota y Parque Tecnológico facilita el desplazamiento de los trabajadores.

 

Esfuerzo para el mantenimiento

Con una historia que ya supera las cuatro décadas, en este momento el polígono ya va necesitando programar intervenciones de envergadura económica para renovar apartados generales como el firme o la red de saneamiento. Mientras se espera la oportunidad para plantear esas inversiones, que serían importantes, se está realizando un trabajo efectivo de conservación para evitar el envejecimiento de las instalaciones, a base de gestionar adecuadamente su mantenimiento. Esta política está dando muy buenos resultados, puesto que fracciona los gastos y a la vez mantiene en perfecto estado todas las instalaciones. Las reparaciones necesarias para la conservación se llevan al día y esto evita que se acumulen necesidades que luego requieren inversiones mayores.
La crisis ha dejado su huella, como en el resto de áreas industriales asturianas. Si antes del declive económico trabajaban en el conjunto de sus instalaciones unas 3.500 personas, actualmente la cifra se ha reducido hasta aproximadamente 2.000 trabajadores, y de las aproximadamente 250 naves que configuran un polígono de gran envergadura en torno a 40 se encuentran cerradas. Ahora que se empieza a hablar de recuperación, los gestores de Asipo detectan un movimiento incipiente, aunque todavía demasiado sutil como para sacar como conclusión que la crisis ha finalizado. Tras el verano de 2014 varias empresas se dieron de alta en el polígono y aumentó el número de alquileres. Seguidamente se detuvo de nuevo la demanda en los meses de diciembre y enero, pero se confía en que poco a poco se vaya retomando, aquí y en toda Asturias, el movimiento que da vida a las áreas empresariales, uno de los motores económicos de la región.

La puerta de entradaEl perfil de líneas limpias y elegantes de los edificios de Sodiasa se han convertido inevitablemente en uno de los emblemas del polígono de Asipo. De un lado, porque proyectan una imagen moderna, al tratarse de una arquitectura funcional, situada en la misma entrada de las instalaciones, por lo que es inevitable identificarlos cada vez que se tiene que acceder a la zona empresarial. Y por otra parte, porque su mismo concepto constituye una seña de identidad, puesto que supuso la creación de un Centro de Servicios con equipamientos que complementan el funcionamiento del polígono con negocios de hostelería, banca, etc. Oficinas y locales comerciales que aún no están a plena ocupación y que han notado el descenso de actividad por la crisis, pero que sin duda tendrán un desarrollo óptimo al encontrarse en una de las áreas empresariales con más actividad y mejor comunicadas de Asturias.

 

Depósitos de agua, al díaEn Asipo la gestión es cien por cien privada, hasta el punto de que posee una captación de agua propia procedente de la falda del Monte Naranco. Se trata de un manantial ubicado en la localidad de Villapérez, cuya explotación sostenible supone un importante ahorro de costes a los empresarios asociados. Recientemente se llevó a cabo la impermeabilización de dos depósitos de agua para evitar fugas en el suministro, con sellado de grietas, cambio de valvulería, etc. Como en otros aspectos, el mantenimiento de toda la instalación -canalización, depósitos, estaciones de bombeo intermedias- es responsabilidad de la asociación y los gastos que acarrea son sufragados íntegramente por los propietarios. Con esta obra, que se finalizó hace unos ocho meses, la instalación queda actualizada y en óptimas condiciones.

 

24 horas de seguridadPolígono Industrial de Asipo. 24 horas de seguridadEs uno de los puntos fuertes de Asipo, tras la inversión realizada en un sistema de cámaras que vigila el polígono a tiempo completo, estableciendo un control de los vehículos que entran y salen de las instalaciones. Las cámaras permiten la visualización en tiempo real de todos los viales y con la instalación de cámaras en las calles D y A, realizada el año pasado, se dio por concluida la inversión en seguridad al tener los viales principales cubiertos. Gracias a ese esfuerzo los robos y los incidentes se han reducido notablemente

 

Compromiso medioambientalLas empresas no tienen que programar desplazamientos para depositar sus residuos en el lugar apropiado, porque dentro de las instalaciones de Asipo existe un Punto Limpio. En estas dependencias se asegura el correcto tratamiento de los llamados residuos no peligrosos, esto es, cartón, madera, plásticos, escombro, chatarra, entre otros. Además de esto, existe un convenio para la recogida de residuos peligrosos, con un coste en función del peso. De esta manera, se facilita enormemente para los asociados la gestión de sus materiales de deshecho y se mantiene el compromiso medioambiental de las empresas de Asipo.
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p