Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Reportajes Asturias, la caza en apuros

Asturias, la caza en apuros

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Isabel G. Muñiz   
Martes, 01 de Octubre de 2013 18:17
Al igual que ocurre en el resto del territorio peninsular los cazadores asturianos encuentran cada día más dificultades para llevar a cabo una actividad que está acusando la crisis económica y la falta de relevo generacional. Para colmo, la caza no goza del respaldo popular, en buena medida debido a lo que ellos llaman el 'efecto bambi' y al desconocimiento de la labor que realiza este sector.

Asturias, la caza en apuros
A menos que la caza encuentre vías alternativas de financiación económica, la especie de "hombre cazador" puede sufrir un serio revés. Es lo que se deduce al observar los datos del número licencias de caza, que va descendiendo año tras año. Así sucede en Asturias y en buena parte de la geografía española. Costear una actividad como ésta requiere un desembolso económico cada vez más difícil de realizar: "es lógico, porque en momentos de crisis económica lo primero que quitas es lo correspondiente al ocio", opina Valentín Morán, presidente de la Federación de Caza de Asturias, que aglutina a más de la mitad de las 52 sociedades y asociacioones de caza de la región. Afrontar una temporada de caza puede suponer más de mil euros por persona: además de pagar la cuota de socio que ronda entre 300 y 400 euros, hay que costear la licencia de caza y tener el equipamiento adecuado. A esto hay que sumar los gastos de desplazamiento en coche y las consabidas cenas y comidas con la cuadrilla. En total se manejan cantidades que para los más jóvenes pueden resultar inalcanzables. Por eso, la media de edad de los cazadores está aumentando y "ya supera los 50 años", calculan en la Federación.
En Asturias las Sociedades de Cazadores son responsables de la gestión de los cotos regionales de caza. Ello les hace responsables también de los posibles daños que produzca la fauna salvaje, porque se adentran en cultivos agrícolas o bien porque provocan accidentes de tráfico. Es una de las diferencias fundamentales de Asturias con respecto a otras comunidades españolas, ya que aquí estos gastos recaen directamente sobre los cazadores, es decir, sobre las cuotas que éstos pagan a sus Sociedades. "Aquí pagamos la cacería mucho más cara que, por ejemplo, en Cantabria – asegura Morán- además es inevitable que aparezca la picaresca y a muchos propietarios de terrenos cultivados les resulta más rentable no recoger las cosechas en su tiempo, de forma que los animales causan destrozos y nosotros tenemos que pagar entera la cosecha... Al final no te salen las cuentas".
En Asturias las Sociedades de Cazadores son responsables de la gestión de los cotos regionales de caza y también de los posibles daños que produzca la fauna salvaje, porque se adentran en cultivos agrícolas o bien porque provocan accidentes de tráfico.
jabaliesPor eso cuanto más negro se ve el futuro de la actividad cinegética, más se buscan soluciones o medidas que puedan favorecer al sector. Para Valentín Morán el turismo cinegético podría ser una de ellas. Utilizar esta actividad como recurso turístico podría "aliviar el balance económico de las Sociedades, siempre sin perjuicio de los cazadores locales, que tendrían más facilidades para acceder a piezas de caza a un coste más asequible". Para eso sería necesario "tener un poco más de autonomía en las Sociedades de Caza, tener cierta movilidad para desarrollar un programa, ya que actualmente si viene un turista de lejos y por condiciones metereológicas adversas no puede cazar el día prefijado, se pierde el rececho, con los gastos que supone un viaje de tal calibre". Desde la Federación de Caza se insiste en la necesidad de modificar el reglamento de caza y la ley que lo regula, que data de febrero de 1989 y que "encorseta a los cazadores hasta límites insospechados". La Consejería de Agroganadería y Recursos autóctonos ya ha manifestado su intención de variar ciertos aspectos del reglamento. Entre las cuestiones que plantea el sector se encuentra también la flexibilización para obtener la licencia de caza en Asturias en determinados casos, de forma que, por ejemplo, si un cazador de fuera de la comunidad acredita su experiencia, no tenga que realizar los exámenes habituales. "No puedes decirle a un americano o a un alemán, que está harto de cazar por todo el mundo, que en Asturias tiene que examinarse, porque eso es un hándicap para que no venga". Lo mismo ocurre para cazadores de comunidades españolas en las que no exigen examen y que no pueden cazar en Asturias porque no existe una convalidación. En este caso, además de pagar la cacería tienen que sacar la licencia que cuesta 30 euros; una licencia para la que hay dos o tres convocatorias al año. La petición es especialmente interesante para los recechos, en los que el cazador va acompañado por un guarda que supervisa la caza.
Además de un aspecto lúdico, la actividad cinegética lleva aparejada una importante repercusión económica en el entorno rural en el que operan las cuadrillas. En el caso, por ejemplo, de una Sociedad que cuente con once cuadrillas (de entre veinte y treinta personas cada una), puede llegar a desplazar hasta 300 personas en un fin de semana. La caza beneficia a la hostelería, restauración y los comercios, argumenta Valentín: "son muchas las personas consumiendo, desayunando, cenando, repostando gasoil, y a eso hay que añadir los gastos de alimentación de los perros, cuidados veterinarios, más lo que se precisa de equipamiento básico y munición".
El perro sano y bien entrenado vive el día de caza como una fiesta. Se crean vínculos fuertes con el humano.
Sin embargo, una de las quejas más habituales es la mala fama social del sector, tal vez porque se desconoce el trabajo que desarrollan las Sociedades y sus consecuencias en la región. "Desde que existen los cotos regionales -apunta el presidente de la Federación-, en Asturias hay más caza y más especies cinegéticas porque todo está controlado y regulado. Nosotros nunca abatimos más de lo que debemos, para que siempre se conserve el equilibrio. Si los cazadores desapareciesen el monte se abandonaría aún más de lo que está, muchos caminos se volverían intransitables y los daños aumentarían considerablemente, porque una parte importante de lo que hacemos es la protección de cultivos". Por eso en los cotos es posible encontrar pastores eléctricos distribuidos estratégicamente para que animales como los jabalíes no invadan dichos cultivos. Además, al disminuir la densidad de población, se reducen los daños, así como el riesgo de accidentes en carreteras, con las consiguientes consecuencias.
Desde las Sociedades se impulsan, en colaboración con otras entidades, tareas de desbroces, realización de cortafuegos, cultivos destinados a especies como la perdiz, limpieza de caminos, tareas de cuidado del monte... trabajos que repercuten positivamente en la densidad de la caza y en la seguridad de los propios cazadores. También han impulsado distintos proyectos de recuperación de especies. En la opinión de este colectivo, las consecuencias positivas de la actividad cinegética son poco conocidas entre el público en general, cuando de no existir el colectivo de cazadores "en poco tiempo tendría que crearse un grupo de funcionarios que controlase a determinadas poblaciones animales", como en el caso del jabalí, cuya proliferación está causando grandes destrozos en el sector agrícola y al que es posible ver cada día más cerca de los núcleos habitados.

El mejor amigo del cazador

Sin ellos no se entiende una jornada de caza. Los perros tienen un papel protagonista, y por tanto son cada vez más valorados por sus amos. Un buen can es garantía de éxito en la cacería.
El mejor amigo del cazador
Sin perros no hay cacería. En la actualidad, la diferencia entre una cuadrilla y otra no está tanto en quién dispara mejor sino quién cuenta con los mejores perros. Eso piensa Adrián Lavín, veterinario y cazador: "Antes el protagonista era el cazador, ahora es el perro". Como corresponde a su importancia, cada vez se presta más atención a los cuidados que necesita: una buena alimentación, piensos de calidad, control veterinario, desparasitación... Un cazador sabe que debe procurarse un buen compañero, fuerte y bien entrenado, que responda en toda circunstancia. Y para Adrián Lavín, en la caza del jabalí esos se encuentran entre los ejemplares de grifón asturcántabro, el mejor adaptado a las condiciones del territorio y la climatología asturiana, aunque en el mercado están muy en auge las razas francesas, como los azules de Gascuña, que para este cazador distan mucho de ser los más efectivos: "Los franceses cazan en jauría, y en la cornisa cantábrica necesitamos un perro que cace solo".
¿Cómo ha de ser un buen perro de caza? "Es fundamental que esté 'limpio', es decir, que respete a todas las especies y sólo vaya a por aquella para la que ha sido entrenado. Incluso si va acompañado de otros perros, debe ser capaz de obviar todo y sólo seguir el rastro que le interesa". Su madurez llega aproximadamente a los cuatro años, aunque antes ya puede verse al buen cazador, después de muchas horas de entrenamiento y de "gastar mucha suela de Chiruca por el monte".
Aunque en ocasiones vive situaciones de riesgo al tener que hacer frente a animales mayores y más pesados, el perro sano y bien entrenado vive el día de caza como una fiesta. Se crean vínculos fuertes con el humano. El perro es un compañero, una pieza más del engranaje de la caza, que debe coordinarse con su dueño, entender sus instrucciones y realizar un trabajo fundamental para que la jornada sea un éxito. El cazador debe, por otra parte, saber sacar todas las cualidades de un buen perro, darle los cuidados necesarios, y asegurarse así un compañero fiel y eficiente. Es la mejor combinación posible.

Cazando en Montaña Central

La ubicación en la zona centro de Asturias, a muy pocos kilómetros de las grandes urbes, y la elevada densidad de especies cinegéticas, consiguen que la Montaña Central de Asturias sea un destino deseado para la práctica de la caza.

Cazadores. Coto Morcín, Coto Mieres, Coto Lena y Coto Aller.La comarca de Montaña Central cuenta con cuatro cotos regionales de caza, y dos reservas en donde es posible encontrar diferentes especies cinegéticas: el jabalí, una especie en aumento en los últimos años, el rebeco, el ciervo, el corzo, la becada o arcea, la perdiz roja, el faisán, la liebre y el zorro, aunque esta última es una especie de menor interés cinegético.
Según un estudio promovido por la Sociedad de Cazadores de Morcín y financiado por el plan Leader en el año 2012, la caza en este territorio mueve alrededor de 23.000 personas al año. La actividad cinegética aporta sin duda unos ingresos considerables en las instalaciones hosteleras de la comarca y en las sociedades de cazadores. En la temporada pasada 2012/2013 hubo un total de 377 permisos de rececho (rebeco, corzo y venado) y 971 batidas (210 de corzo, 11 de venado y 750 de jabalí).
En la actualidad son cuatro las Sociedades que gestionan los cotos regionales de caza de la comarca, que suponen un total de 61.908 hectáreas. La Sociedad de Cazadores de Morcín gestiona el Coto Morcín , en cuya superficie de 15.747 hectáreas se incluye parte de los concejos de Morcín, Riosa, Ribera de Arriba y Santo Adriano, así como una pequeña parte de Oviedo en la zona de Siones y Caces (aunque estos dos últimos términos municipales no pertenecen a la Montaña Central). Con una cifra de socios que ronda los 300, pertenecientes a los cuatro concejos y a otros limítrofes, esta entidad mantiene una gran actividad y es una de las promotoras de la recuperación del rebeco cantábrico en la Sierra del Aramo. La recuperación de esta subespecie única con animales traídos del Parque Natural de Somiedo supone un enriquecimiento de la diversidad faunística de la zona y permite que la caza del rebeco sea ahora más accesible para los cazadores locales, además de un recurso turístico.
El Coto Mieres comprende tierras de Mieres y del concejo de Oviedo, y está gestionado por la Sociedad de Cazadores de Mieres. Un total de 15.581 hectáreas, en las que destacan dos zonas: el coto de Puerto de Pinos, en donde es posible la caza del rebeco, y una zona de adiestramiento para los perros de pluma en una mina a cielo abierto (Monte Polio), en la que se adiestra a los canes con las codornices salvajes que visitan la zona en primavera. La caza menor, modalidad cinegética en la que se inician los cazadores más jóvenes acompañados de sus padres, adquiere una gran importancia en esta Sociedad que permite disfrutar de la actividad en todo el acotado los jueves, domingos y festivos, y durante la temporada de caza.
Del Coto Lena , de 16.978 hectáreas, se encarga la Sociedad de Cazadores y Pescadores de Lena, una sociedad que se fundó en el año 1985 con el objetivo de colaborar en la regeneración de los montes y ríos del concejo, donde se halla ubicado el coto. Entre las características que distinguen a este colectivo, de 162 socios y 11 cuadrillas, se encuentra la posibilidad de cacerías de liebre, una especie que está vedada y con un número límite de piezas a abatir, tras previo estudio de la Consejería. Al igual que otras Sociedades, la de Lena ha colaborado también en el proyecto de recuperación de las poblaciones de rebeco en el Aramo, y establece puntualmente acuerdos con asociaciones conservacionistas en los planes de recuperación de especies como la Perdiz Roja.
El Coto Aller , de 15.237 hectáreas, se encuentra ubicado en el término municipal del mismo nombre y está gestionado por la Asociación de Cazadores El Rebeco, integrada por 414 socios. Con 20 a su cargo, es el colectivo con más cuadrillas de caza mayor que hay en Asturias. Cuenta con varias especies cazables: jabalí, corzo, venado, especies de menor como perdiz o paloma torcaz, y zorro.
La Asociación, inicialmente compuesta por cazadores del concejo allerano, fue fundada en el año 1977, aunque actualmente ya asume como propios a otros cazadores de la región. Como en sus orígenes, sigue velando por la defensa de los intereses de los cazadores, así como por la conservación de las especies cinegéticas.

Pioneros del turismo cinegético
El turismo cinegético podría ser una solución a las dificultades que atraviesa el sector de la caza, debido a la crisis económica y la pérdida de popularidad. Y en Montaña Central de Asturias están dando importantes pasos para convertirse en pioneros de la caza como reclamo turístico. Un detallado estudio realizado el pasado 2012, "La caza como recurso turístico en la Montaña Central de Asturias", aporta datos reveladores sobre los ingresos económicos -estimados en más de 860.000 euros por temporada- que podría aportar a la comarca este recurso turístico.
El proyecto de recuperación de las poblaciones de rebecos en la Sierra del Aramo, que comenzó hace unos años y con el apoyo económico del LEADER y el Principado de Asturias, entre otros, ya está dando sus frutos, y es un paso más en el incremento de la oferta de Montaña Central en el ámbito cinegético. La iniciativa posibilita no sólo recechos y batidas para los cazadores, sino también la creación de excursiones guiadas para la observación y la fotografía de la fauna salvaje.

Directorio de servicios. Caza en Montaña Central

ASOCIACION DE CAZADORES EL REBECO
AVDA. DE LA CONSTITUCION, BAJO DERECHA
33686- CABAÑAQUINTA, ALLER (ASTURIAS)
Tfno: 985 495 100
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.asociaciondecazadoreselrebeco.com

SOCIEDAD DE CAZADORES CONCEJO DE MIERES
C/ MANUEL LLANEZA 25, 4ºI
33600- MIERES (ASTURIAS)
Tfno: 985 456 081
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
SOCIEDAD DE CAZADORES DE MORCIN
ESCUELA HOGAR LA FOZ DE MORCIN
33161- MORCIN (ASTURIAS)
Tfno: 687 862 866
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
SOCIEDAD DE CAZADORES Y PESCADORES DE LENA
C/ RAMON Y CAJAL Nº20, 1º
33630- POLA DE LENA (ASTURIAS)
Tfno: 985 497 054
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.cazalena.es

FEDERACION DE CAZA DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS
C/ JULIAN CLAVERIA, 11
33006- OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 985 276 350
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

MONTAÑA CENTRAL, GRUPO DE ACCION LOCAL CONSORCIO PARA EL DESARROLLO DE LA MONTAÑA CENTRAL DE ASTURIAS
C/ RODRIGO VALDES, 2
33630- POLA DE LENA (ASTURIAS)
Tfno: 985.453935
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.mcasturias.org

BAR EL CRUCE
AVDA. MONSACRO Nº7
33162- STA. EULALIA DE MORCIN (ASTURIAS)
Tfno: 985 783188

BAR RESTAURANTE PRAU GATU
AVDA. PRINCIPE DE ASTURIAS, 98
33660- OLLONIEGO-OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 984 186 966 / 675 251 671

CASA DE COMIDAS CHEMA
L' ARQUERA, PUERTO, OVIEDO
(CTRA. DE SOTO DE RIBERA A CACES-LAS CALDAS)
Tfno: 985 798 200
f-facebook t-twitter
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
HOTEL LA PAYARETA
C/ LUIS MENENDEZ PIDAL, Nº12
BAR QUIROSAN
C/ LUIS MENENDEZ PIDAL, 25
33630- POLA DE LENA (ASTURIAS)
Tfno: 985 493 975 / 650 099 557

LA CASA DEL REMOLQUE
POLANAVA, 20
33520- NAVA (ASTURIAS)
Tfno: 985.718079
SELCAN CENTRO VETERINARIO
C/ MONTE LLOSORIO 4 BAJO
33600- MIERES (ASTURIAS)
Cita: 984 189 812
Urgencias: 692 852 522
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
TALLER DE CARROCERIAS MELCHOR PRIETO
JUAN VALERA, 12
33012 OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 985 112 984 / 669 703 864
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

MONCAR ALQUILER DE COCHES
LA VENTA S/N
33710 NAVIA (ASTURIAS)
Tfno: 985 630 709 / 657 834 141
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p